MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

Trece altos responsables del Gobierno nigeriano, entre ellos el fiscal general o el ministro de Transporte, han presentado o están contemplando abiertamente su dimisión en las próximas horas atendiendo a la exigencia del presidente del país, Muhamadu Buhari, quien esta semana ha exigido su salida del cargo a cualquiera de sus nominados que decida comparecer a los comicios de 2023.

El secretario de Estado para la Educación, Emeka Nwajiuba; el ministro de Asuntos del Delta del Níger, Godswill Akpabio, y el ministro de Ciencia y Tecnología, Ogbonna Onu, ya han renunciado a su cargo y se espera que en las próximas horas entreguen sus renuncias otra decena más.

Entre los posibles dimisionarios se espera la presencia del fiscal general y ministro de Justicia, Abubakar Malami, el secretario de Minas y Desarrollo Siderúrgico, Uche Ogah; la ministra de Asuntos de la Mujer, Pauline Tallen o el secretario de Estado para Asuntos del Delta del Níger, Tayo Alasoadura, muchos de ellos presentes en la sesión de despedida organizada ayer por el Gobierno, relata el diario ‘Premium Times’.

Buhari había puesto a los ministros de su Gabinete el 16 de mayo como fecha límite para presentar sus dimisiones si aspiran a presentarse a las próximas elecciones, previstas para febrero de 2023.

La orden está dirigida a los miembros del Gobierno, salvo el vicepresidente, Yemi Osinbajo, quien está exento, pero no se descarta que se amplié también a otros cargos públicos, como es el caso del gobernador del banco central, Godwin Emefiele.

La orden presidencial llegó el mismo día en el que un tribunal de apelaciones ha considerado inconstitucional una ley electoral que exige que los cargos políticos renuncien antes de participar en las primarias de los partidos.


- Te recomendamos -