El portavoz de Exteriores de la Unión Europea pide a Israel que “detenga todas las actividades de asentamiento” en Jerusalén

MADRID, 20 (EUROPA PRESS)

Los ministerios de Asuntos Exteriores de España, Alemania, Francia e Italia, han expresado este miércoles “su profunda preocupación” por la decisión de Israel de construir “centenares” de nuevas viviendas en varios asentamientos en Jerusalén Este, ya que suponen un nuevo obstáculo a la solución del conflicto palestino-israelí basado en dos Estados.

En una declaración conjunta, estos cuatro países europeos han lamentado que las nuevas construcciones en los asentamientos de Givat Hamatos y Har Homa no solo “desconectarían todavía más Cisjordania de Jerusalén Este”, sino que representan “una amenaza directa a la viabilidad de un futuro estado palestino”.

“Los asentamientos israelíes constituyen una violación flagrante del Derecho Internacional y se interponen en el camino hacia una paz justa, duradera y global entre israelíes y palestinos”, han recordado.

A su vez, España, Alemania, Francia e Italia han mostrado su “profunda” preocupación por los últimos incidentes registrados en el barrio de Sheij Jarrá, en Jerusalén Este, donde una veintena de activistas han sido detenidos cuando intentaban detener el derribo de una de una vivienda de una familia palestina.

“Urgimos al Gobierno de Israel a detener permanentemente los procedimientos de desalojo y demolición en Jerusalén Este, así como en el área C, ya que contribuyen a alimentar las tensiones en la zona”, han demandado.

Por su parte, el portavoz de Exteriores de la Unión Europea, Peter Stano, se ha referido a las nuevas construcciones en los asentamientos –más de 1.450 viviendas– y ha instado a Israel a “no seguir adelante con este plan que socavaría aún más la posibilidad de que Jerusalén sirva como futura capital de ambos estados”. Asimismo, le ha pedido que “detenga todas las actividades de asentamiento”.

“La posibilidad de nuevos desalojos de familias palestinas de las casas en las que han vivido durante décadas en los barrios de Sheij Jarrá y Silwan en Jerusalén plantea el riesgo de alimentar las tensiones sobre el terreno y contribuye a la preocupante tendencia de un número creciente de demoliciones y desalojos en Cisjordania, incluida Jerusalén Este”, ha dicho.

Por último, ha recalcado que “la expansión de asentamientos, las demoliciones y los desalojos son ilegales según el derecho internacional”, así como ha reiterado que estas acciones “exacerban las tensiones, amenazan la viabilidad de la solución de dos Estados y reducen las perspectivas de una paz duradera”.

“La UE está dispuesta a prestar pleno apoyo a las partes para abrir el camino hacia el relanzamiento del proceso de paz lo antes posible”, ha zanjado, según recoge un comunicado de la oficina de Asuntos Exteriores de la Unión Europea.

Sheij Jarrá ha sido escenario de importantes tensiones durante los últimos meses por los planes de desalojo de las autoridades israelíes, que han sido denunciados por la Autoridad Palestina y activistas como parte de un proceso de expulsión de residentes palestinos de Jerusalén.

Las tensiones alcanzaron su máximo en mayo de 2021, cuando se produjeron protestas y disturbios por un plan de desalojo en la zona que, tras unos incidentes en la Explanada de las Mezquitas, derivó en unos combates durante varios días entre Israel y el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás).


- Te recomendamos -