Advierten de que “no va a salir gratis” si va en contra de un sector del que viven “25.000 familias madrileñas”

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Federación del Taxi de Madrid, Julio Sanz, han reprochado a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, lo que entienden que ha sido un acto de “publicidad” actuando como una “mera comercial” de Uber, empresa que han recordado que tributa en Holanda y los beneficios “no se quedan en la región”.

“Con falsos datos de creación de empleo y eficiencia energética nos han querido vender unas nuevas normas de movilidad y decirle simplemente que actualmente el único servicio público de transporte de pasajeros en turismo de hasta 9 plazas es el taxi”, ha cargado Sanz contra la intervención de Ayuso esta mañana en la presentación de una iniciativa de esta plataforma de Vehículos de Transporte con Conductor (VTC) en la que ha indicado que no prohibirá este servicio y ha instado al sector del taxi a ser “más competitivo y moderno”, para lo que ha ofrecido la ayuda de su administración.

Le ha recordado, además, que el taxi lleva cumpliendo “más de 110 años las condiciones, regulación y tarifas” que establecen las administraciones y ha criticado que se “quieran cambiar las reglas del juego e introducir por la puerta de atrás esa figura de 8.000 taxis negros”.

“Que sepa el Gobierno que van a tener que rasgarse el bolsillo con indemnizaciones para nuestro colectivo si lo hace así. Desprestigiar a 25.000 familias que viven del taxi directamente en favor de 3 o 4 que acumulan los arrendamientos por conductor no va a salir gratis”, ha proseguido.

Entiende Sanz que es un “error de consideraciones elevadas” lo que ve como un “apoyo incondicional” a las VTC “sin tapujos” y ha deslizado que esta plataforma en cuestión ya “ha sido merecedora de jugosos contratos”.

NI PROHIBIR NI DEJAR QUE SE FAGOCITEN

Por su parte, Ayuso ha hecho hincapié en que “el mundo está cambiando” y, aunque comprende la “preocupación de algunos sectores”, si hay nuevos modelos de movilidad no es porque la Comunidad de Madrid lo quiera sino porque “los ciudadanos libremente lo eligen así”.

“Este Gobierno lo que hace es respetar todas las opciones de movilidad que hoy libremente nos piden los ciudadanos y no vamos a seguir el camino de otras regiones donde todo se prohíbe y donde todo se empobrece. Tampoco vamos a dejar que unos sectores fagociten a los otros dejando muchos profesionales de manera indefensa fuera del mercado”, ha subrayado.

La presidenta madrileña ha defendido que su responsabilidad es “ayudar a que todos los modelos de movilidad convivan, coexistan, y puedan ofrecer la mejor calidad de servicios a los ciudadanos”. “Vamos a seguir permitiendo que las VTC sigan trabajando en Madrid y también ayudaremos al taxi de la capital para que mejoren su digitalización, para que sigan modernizando su flota y su relación con el ciudadano”, ha recalcado.