La iniciativa, impulsada entre España, Italia, Letonia y Estonia, se ha presentado a las ayudas europeas del programa LIFE

PAMPLONA, 14 (EUROPA PRESS)

El Ayuntamiento de Pamplona aspira a liderar el proyecto europeo CoME-ON (Local Communities and Municipalities for Energy Transition) para promover iniciativas ciudadanas en el ámbito de la energía sostenible. La iniciativa, propuesta por un consorcio internacional, se ha presentado esta semana a la convocatoria de ayudas del programa europeo LIFE, que podrían llegar a financiar el 95% del propuesto del proyecto, que asciende a dos millones de euros.

El Consistorio, según ha informado en nota de prensa, es el “socio líder” de esta iniciativa, que quiere desarrollar en colaboración con siete socios nacionales y extranjeros, y que confía en captar fondos europeos para su ejecución. Los proyectos beneficiarios de las ayudas no se conocerán hasta finales de verano.

Para la puesta en marcha del proyecto se prevé la constitución de un consorcio con varios municipios, agencias energéticas y empresas de España, Italia, Estonia y Letonia. Así, además del Ayuntamiento de Pamplona, CoME-ON contaría con la participación del municipio de Parma (Italia), las agencias energéticas de Tartu (Estonia), y de Riga (Letonia), la Autoridad Regional de Planificación (Letonia), el Instituto de Energía y Física de Letonia, la Agencia Nacional de Nuevas Tecnologías y Energía de Italia y la empresa española Iniciativas Innovadoras S.A.L.

Este proyecto pretende impulsar las comunidades energéticas en los distintos países miembros a través de dos vías. Por un lado, “busca intensificar el papel de las autoridades locales como potenciadores y concienciadores sobre los beneficios de las comunidades energéticas y otras iniciativas ciudadanas”. Por otro, quiere poner en marcha proyectos piloto en las ciudades participantes para establecer comunidades energéticas. En concreto, Pamplona impulsará la primera comunidad energética en Mendillorri.

Para ello, los miembros de esta iniciativa analizarán tanto ejemplos de buenas prácticas como los distintos marcos políticos y normativos, pondrán en marcha planes de acción y distintas metodologías con el objetivo final de poder escalar los distintos proyectos piloto que se lleven a cabo a toda la ciudad.

DOS MILLONES DE EUROS, COFINANCIADOS AL 95%

Si el proyecto consigue la financiación europea y se lleva a cabo, el papel del Ayuntamiento de Pamplona como socio líder incluirá, no solo su coordinación técnica y financiera, sino también la organización y participación en actividades de formación con agentes locales, la contribución al desarrollo de marcos regulatorios y la comunicación y difusión del proyecto.

Además, el Consistorio pamplonés contribuirá a identificar y analizar ejemplos de buenas prácticas y se compromete a poner en marcha la primera comunidad energética municipal en el barrio de Mendillorri.

El presupuesto total del proyecto presentado a los fondos europeos asciende a dos millones de euros, de los que el Ayuntamiento aportaría alrededor de 431.500 euros. El consorcio impulsor del proyecto aspira a conseguir una cofinanciación del 95% del coste de la iniciativa.

La convocatoria de ayudas a la que concurre se inscribe dentro del programa LIFE de la Unión Europea, principal instrumento de financiación de proyectos medioambientales y de acción climática. En concreto, la CoME-ON se ha presentado a la convocatoria LIFE-2021-CET-ENERCOM, enmarcada en el subprograma para la transición a la energía limpia. Ésta es una de las cinco áreas en las que se articula el programa LIFE, junto con otras como economía circular, naturaleza y diversidad, y mitigación y adaptación al cambio climático. La convocatoria a la que concurre el proyecto liderado por Pamplona está orientada a impulsar por parte de las autoridades locales las iniciativas ciudadanas en el ámbito de la energía.

El Ayuntamiento de Pamplona ha apostado por el desarrollo de la generación de energías renovables y el impulso de las comunidades energéticas. De hecho, ya ha puesto en marcha iniciativas en los barrios de Mendillorri y Rochapea, colocándose “a la cabeza” de los municipios europeos que están implantando este tipo de actuaciones. La participación en este proyecto contribuirá a “afianzar la posición de vanguardia en el ámbito de la transición energética a nivel europeo”.