El Gobierno regional apuesta “bajar impuestos, recaudar más”

MURCIA, 14 (EUROPA PRESS)

Las bajadas de impuestos promovidas por el Gobierno regional, liderado por Fernando López Miras, han permitido ahorrar a los murcianos 740,5 millones de euros y, a la vez, aumentar la recaudación hasta 685 millones en dos años, según han informado a Europa Press fuentes de la Comunidad.

“Bajar impuestos, recaudar más”, es la receta que viene aplicando la Región de Murcia y que ha permitido que, sólo en los dos últimos años, las bonificaciones y reducciones de impuestos aplicadas han supuesto un ahorro de 740,5 millones de euros para los habitantes de la Región.

Ese ahorro, han defendido, ha impulsado el crecimiento de la economía y la recaudación en estos dos años, a pesar de las excepcionalidades de la pandemia, incrementándose hasta alcanzar los 685,7 millones de euros.

Esta dinámica también se confirma con los datos de la pasada campaña de la renta que la Agencia Tributaria Estatal (AEAT), que reflejan que suben tanto el número de contribuyentes, que alcanza los 52.213 frente a los 39.458 de la campaña anterior, como el ahorro.

Concretamente, en la declaración de la renta, los murcianos podían aplicarse un total de 13 deducciones entre las que figuran, por ejemplo, las deducciones por gastos de guardería; por inversión en vivienda habitual para jóvenes de menos de 35 años; para personas con discapacidad; por nacimiento o adopción o por la compra de libros de texto o material escolar.

En total, esas deducciones supusieron un ahorro de 7,9 millones para más de 50.000 contribuyentes, un millón de euros más que en la campaña de la renta anterior.

Asimismo, el Gobierno regional también ha aplicado en los últimos años una rebaja progresiva del tramo autonómico del IRPF que desde el año 2019 ha supuesto un ahorro de 36,4 millones de euros para los contribuyentes de la Región.

El consejero de Economía, Hacienda y Administración Digital de Murcia, Luis Alberto Marín, ha defendido que “más que una cuestión de principios o un modelo económico, a nosotros nos parece algo de sentido común: si la gente paga menos impuestos, dispone de su dinero para comprar o invertir en lo que quiera”.

“Eso tiene un efecto positivo sobre el consumo y la actividad económica, lo que a su vez vuelve a tener un efecto positivo sobre el crecimiento y sobre la creación de empleo y, por supuesto, sobre el bienestar de nuestros ciudadanos”, ha explicado.

De esta forma, ha añadido, “menos impuestos es más libertad, más crecimiento, más recaudación y más protección y bienestar, sobre todo en una crisis sin precedentes como la que atravesamos y para los colectivos más vulnerables”.

PROTECCIÓN MÁS VULNERABLES

La protección de los más vulnerables es, precisamente, otra de las banderas que enarbolan desde el Gobierno murciano para defenderse de las críticas de los partidos de izquierdas, que les acusan de bajar los impuestos solo a los ricos.

“Es un discurso demagógico, populista y anacrónico que no se sostiene con los datos”, ha rechazado el titular de Hacienda regional, quien ha argumentado que “ocho de cada diez euros de este ahorro que se genera cada año en la campaña de la renta beneficia de manera directa a las rentas medias y bajas, y lo mismo ocurre con impuestos como el de Sucesiones y Donaciones, que tienen una bonificación del 99 por ciento”.

En el caso del impuesto de Sucesiones, 18.838 de los 18.983 contribuyentes tenían un patrimonio de menos de 400.000 euros y el importe medio de las herencias registradas hasta finales de diciembre era de 45.203 euros. En cuanto a las donaciones, hasta el 27 de diciembre se habían registrado 15.306, con un importe medio de 54.510 euros.

“En el caso de una persona que heredase por ejemplo 80.000 euros, antes de la bonificación de este impuesto aprobada por López Miras tenía que pagar más de 9.000 euros, mientras que ahora paga poco más de 145 euros”, ha puesto como ejemplo.

En esta línea ha defendido que no se está hablando de grandes fortunas, “sino de familias normales, familias con rentas medias y bajas que con su esfuerzo, su trabajo y su sacrificio contribuyen de manera determinante al mantenimiento del Estado del Bienestar y a quienes tenemos que ayudar con una fiscalidad más justa, y no castigarlos con un sablazo fiscal para hacerlos depender de un subsidio del Estado”.

En el caso de las donaciones, que ya se han incrementado en los últimos meses por la sombra de una posible armonización fiscal, la Región de Murcia acaba de ampliar la bonificación actual, del 99 por ciento, a tíos, hermanos y sobrinos.

Eso, en lo que se refiere a los impuestos cedidos que gestiona la propia Comunidad y sobre los que tiene autonomía fiscal. Pero ese efecto se deja sentir también en los impuestos que dependen directamente del Estado y que se benefician directamente del ciclo consumo – inversión – crecimiento – empleo.

Hasta el pasado mes de noviembre, la Región de Murcia era la sexta comunidad autónoma de toda España donde más se había incrementado la recaudación de estos tributos (+13,9 por ciento) que, como el propio IVA, van directamente relacionados con la marcha de la economía.

“BUENA MARCHA DE LA ECONOMÍA”

La “buena marcha de la economía” es otro de los argumentos que destacan desde el Gobierno de la Región de Murcia para defender la moderación fiscal.

“Somos una comunidad intermedia en cuanto a población o extensión en el conjunto de España, pero que en los últimos años hemos destacado por nuestro dinamismo en cuanto a crecimiento económico y creación de empleo”, han recordado desde la consejería de Hacienda.

En el año 2019, justo antes de la irrupción de la pandemia, la Región de Murcia había sido la tercera comunidad con un mayor crecimiento de su Producto Interior Bruto (PIB). Con un 2,3 por ciento de crecimiento, se situaba muy cerca de Madrid (2,6 por ciento) y Navarra (2,5 por ciento) y tres puntos por encima de la media nacional.

Ese dinamismo, además de otras particularidades como la fortaleza de su sector agroalimentario y de sus exportaciones, permitió a la Región capear los primeros meses de la pandemia “mejor” que el resto de comunidades autónomas y, prevén que en 2022 se podría recuperar ya el nivel de crecimiento previo a la crisis social y económica generada por el coronavirus.

Desde el Gobierno regional reconocen que la realidad es más compleja y con más matices que unos datos tomados en abstracto, pero han recordado que esos resultados se han conseguido “a pesar de llevar más de una década infrafinanciados por un sistema de financiación autonómica que es directamente responsable de la elevada deuda que tenemos a día de hoy”.

La reforma del modelo de financiación autonómica se ha convertido, ha lamentado el consejero de Hacienda murciano, en “un juego de estrategias, alianzas y equilibrios de poder” que han transformado la reforma en un tablero de ajedrez “en el que Sánchez y Montero están midiendo cada movimiento para poder cerrar la partida en tablas sin tener que hacer nada ni adoptar decisiones que puedan molestar a sus socios de gobierno”.

Asimismo, ha criticado la “mal llamada armonización” que “no es más que una subida de impuestos encubierta e impuesta y un ataque a la autonomía fiscal de las comunidades autónomas consagrada en la Constitución”.

“Hablan de ‘dumping fiscal’ y apelan a la igualdad, pero el verdadero ‘dumping’ es un sistema de financiación injusto y obsoleto que mantiene diferencias de más del 25 por ciento entre las comunidades que más reciben y las que menos y que genera un desequilibrio territorial insostenible”, ha sentenciado el consejero murciano.