MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

La primera ministra de Lituania, Ingrida Simonyte, ha confirmado este viernes que el flujo migratorio desde Bielorrusia “se ha detenido”, en parte, por la incapacidad del “régimen” de Minsk en organizarlo, en vísperas de que finalice esta medianoche el estado de emergencia decretado en la frontera.

No obstante, Simonyte no ha descartado que se puede volver a instaurar “si alguien cree que Lituania ha reducido su nivel de vigilancia o está menos decidida a defender las fronteras de la Unión Europea”. “Entonces es posible solicitar al Parlamento un nuevo estado de emergencia”, ha dicho.

Simonyte ha precisado que todavía hay entre 1.500 y 2.000 migrantes en suelo bielorruso a la espera de poder cruzar en el futuro hacia las fronteras de Lituania, Polonia y Letonia, según ha informado la agencia báltica BNS.

El Seimas, el Parlamento lituano, aprobó el pasado noviembre la iniciativa del Gobierno de instaurar el estado de emergencia en la frontera con Bielorrusia como consecuencia de la crisis migratoria en la región, en especial con Polonia.

A pesar de que el estado de emergencia dejará de estar en vigor a partir de este sábado, Lituania anunció la semana pasada que el Ejército seguirá, al menos tres meses más, desplegado en la frontera.

En los últimos meses, más de 4.200 personas según estimaciones del Gobierno lituano han intentado cruzar la frontera desde Bielorrusia. Una cifra susceptible de aumentar, pues el masivo flujo migratorio ha afectado a otros países de la región como Polonia y Letonia.

Bruselas ha acusado a Bielorrusia de orquestar una “agresión híbrida” contra los países del bloque como represalia por las sanciones impuestas por la represión de las protestas contra el triunfo de Alexander Lukashenko en las elecciones de 2020 y por el aterrizaje forzoso de un avión de Ryanair en Minsk que cubría el trayecto Atenas-Vilna para detener al periodista opositor Roman Protasevich.