MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha asegurado este viernes que el separatismo está “cómodo” con Pedro Sánchez en el Gobierno, porque así “factura cada quince minutos”, pero también está “muy cómodo” viendo que la alternativa son “partidos conservadores que cuestionan el matrimonio gay, los derechos de las personas y dan imagen algunos de ser nostálgicos del franquismo”.

En ese contexto, y pese a que las encuestas pronostican otro fuerte retroceso de Ciudadanos, Arrimadas se ha mostrado convencida de que, aunque puedan perder escaños, serán decisivos en las próximas elecciones generales porque el escenario político estará muy fragmentado.

“Estoy convencida de que Ciudadanos será decisivo a nivel nacional –ha dicho en un desayuno organizado por Nueva Economía Fórum–. Creo que en un escenario tan fragmentado a nivel nacional, en el que todo va a ir de un canto de un duro, Ciudadanos va a ser ese partido que haga decantar la balanza”.

A juicio de la líder del partido naranja, la experiencia de los últimos años ha enseñado que un partido con menos escaños, si los utiliza bien, puede ser más decisivo que otro con mayor representación.

SE VE “FUERTE”

Arrimadas, que se ve “fuerte” para seguir liderando el partido naranja y que ha recordado que no lleva “ni dos años” al frente, ha indicado que también los liberales alemanes tuvieron una crisis que les dejó fuera del Parlamento y ahora están en el Gobierno y llevando la cartera de Economía. “Es la resiliencia de los liberales”, ha bromeado.

Según ha explicado, Ciudadanos debe ser el partido de la clase media, el de los españoles que llama “superpagadores” y que nunca van a poder acceder a las ayudas del Gobierno por no cumplir los mínimos.

Y también tiene que ser un dique contra los partidos nacionalistas e independentistas, que en su opinión viven “cómodos” con Pedro Sánchez en el Gobierno porque les permite “facturar cada quince minutos”. “Para combatir el nacionalismo es fundamental Ciudadanos porque les conocemos más que nadie y porque les hemos ganado”, ha destacado.

En ese sentido, Arrimadas ha vuelto a reclamar la reforma del sistema electoral por favorecer a los partidos de implantación territorial porque, según ha dicho, sólo así se logrará que no importe lo que digan cada día “Otegi, Rufián o Aragonés”. “La ley electoral sobrerrepresenta a los nacionalistas, ERC sacó trece diputados y nosotros, con el doble de votos, diez”, ha recordado.