CIUDAD REAL, 27 (EUROPA PRESS)

El 18 Congreso Provincial del PSOE de Ciudad Real ha proclamado con el 100% de los votos a José Manuel Caballero como secretario general, revalidando así esta responsabilidad que ha dicho afrontar con “emoción, prudencia y humildad”, y con una “mayor exigencia” para poder corresponder a la confianza depositada.

En sus primeras palabras, Caballero ha dejado claro que afronta esta nueva etapa “con un enorme compromiso con nuestro partido, con sus hombres y mujeres, con su historia de lucha por la causa de los oprimidos de la que hablaba nuestro fundador, Pablo Iglesias, hace 142 años”. En este sentido, ha recordado que “a pesar de los avances conseguidos con los diferentes gobiernos socialistas, sigue habiendo oprimidos con rostro de mujer maltratada, de joven desempleado, de niños con hambre, de mayores que viven en soledad, de trabajadoras pobres o de inmigrantes sin derechos”.

Pero a pesar de las dificultades a las que hoy se enfrentan muchos ciudadanos, el secretario general de los socialistas ciudadrealeños ha reconocido que “Castilla-La Mancha, la provincia de Ciudad Real y sus gentes están hoy mejor que cuando gobernaba el Partido Popular”.

De hecho, ha valorado lo que esto supone, y es que, a pesar de la pandemia, “ahora tenemos menos desempleados y con más cobertura, más afiliados a la Seguridad Social, menos personas en situación de pobreza, más y mejores servicios públicos, atendemos mejor a los más débiles, y sus demandas ahora son una prioridad política y presupuestaria de los socialistas en todas las instituciones, además de que se han incrementado las inversiones municipales y nuestros pueblos cuentan con nuevos equipamientos y más y mejores servicios, al tiempo que los ayuntamientos están más saneados” gracias al esfuerzo conjunto de mucha gente y a los socialistas en las distintas administraciones”.

Con la motivación de este bagaje, José Manuel Caballero también se ha dejado meridianamente clara la obligación en las próximas citas electorales, que no es otra que “volver a ser mayoritarios”, y para ello ha prometido “dejarse la piel junto a todos los hombres y mujeres del PSOE de Ciudad Real para que no demos ni un solo paso atrás, sino todo lo contrario, nuevos pasos adelante para devolver la dignidad a esta tierra que nos quitaron los gobiernos del PP y que ahora anuncian con descaro que quieren volver y repetir”, algo que los socialistas tratarán de impedir de manera democrática con el apoyo mayoritario de la ciudadanía progresista, pero también de aquellos que se sienten de centro e incluso que han votado en alguna ocasión a la derecha, ha informado el PSOE en nota de prensa.

Y ello pasa, a juicio del secretario general, por la trasversalidad que representa el Partido Socialista y por su sintonía “con las aspiraciones de la mayoría, el cumplimiento de nuestras promesas y el respeto a nuestras tradiciones, por eso somos los que más y mejor nos parecemos a la mayoría de nuestra tierra”.

NUEVA EJECUTIVA

Por lo tanto, cuatro años por delante en los que Caballero y su nueva Ejecutiva Provincial –con una media de edad de 44 años y una renovación del 58%–, afrontarán los problemas “con realismo, sin demagogia ni populismo” en base a siete ejes, como son la igualdad de oportunidades; solidaridad; dinamismo e innovación; sostenible; una nueva cultura de la igualdad; memoria democrática; y compromiso con la cultura y las tradiciones.

Un pilar fundamental para José Manuel Caballero es el reto demográfico, y en una tierra eminentemente rural como es la provincia de Ciudad Real, reivindica “una financiación justa” con el fin de avanzar en solidaridad entre las personas y aspirar a una sociedad moderna y dinámica, algo que no es incompatible con preservar y potenciar nuestras tradiciones y costumbres”.

El secretario provincial del PSOE ciudadrealeño ha subrayado que “todo esto lo vamos hacer desde la unidad, manteniendo un partido abierto, cercano, sensible, honesto, transparente y dialogante que respeta la discrepancia que debate con argumentos”, algo que demandan la ciudadanía, “harta de ver a los políticos dedicar sus esfuerzos a debates estériles”.