Sánchez renueva el compromiso de España con la conservación de Antártida y apoya crear nuevas áreas marinas protegidas

MADRID, 4 (EUROPA PRESS)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha renovado el compromiso de España con la conservación de la Antártida, en el 30 aniversario de la firma del Protocolo de Madrid, y ha apoyado la designación de nuevas áreas protegidas en el continente austral así como de “todas las medidas de conservación necesarias para asegurar su supervivencia”.

Durante su participación en el acto del 30 aniversario de la firma del Protocolo de Madrid en el marco del Tratado Antártico que se celebra en el Museo Arqueológico de Madrid, Sánchez ha asegurado que España está “firmemente comprometida” con sus socios europeos y otros países del Tratado Antártico para que se pueda avanzar en la designación de nuevas áreas marinas protegidas en el marco de la Convención para la Conservación de los Recursos Marinos Vivos Antárticos, que se va a celebrar en su reunión anual este mismo mes de octubre.

A su juicio, es necesario seguir avanzando por ese camino y confiar en el “robusto marco jurídico” del sistema del Tratado Antártico y en el “instrumento fundamental” como es el Protocolo de Madrid, para que se articulen las “medidas de conservación necesarias para asegurar su supervivencia”.

De ese modo, ha asegurado que España va a estar “siempre” en primera línea de todas las iniciativas que contribuyan a garantizar un futuro más sostenible, más resiliente para las sociedades y para el planeta.

Sánchez ha afirmado la conservación de la Antártida es una responsabilidad compartida y confía en las áreas marinas protegidas como “una de las medidas más exitosas de conservación de la biodiversidad”, porque limitan la actividad humana en el mar, mantienen las ecosistemas e incrementan la resiliencia de los océanos y juegan un papel importante en la conservación de las poblaciones de especies pesqueras, pero en estos momentos, según ha precisado “solo” el cinco por ciento del océano antártico está protegido.

“En la actualidad establecer nuevas áreas marinas por ejemplo en la Península Antártica, el mar de Weddel y el este antártico, es crucial para preservar la biodiversidad marina”, ha subrayado.

El presidente ha defendido el valor de la Antártida como un espacio de investigación y conservación que comenzó con Gabriel de Castilla y que continúa en la actualidad con la investigación española, por ejemplo con el buque de la Armada ‘Hespérides’, que contribuye con sus expediciones a “preservar la biodiversidad única y compleja” del continente austral y que ayudan a afrontar “con toda la energía el cambio climático”.

“La ciencia es hoy más que nunca la clave de un futuro mejor”, ha manifestado el presidente que ha manifestado la importancia de garantizar que la Antártida siga siendo un “espacio libre y cooperativo para el desarrollo de proyectos científicos” basados en la confianza mutua y la cooperación internacional”, en el que el multilateralismo sale reforzado.

Igualmente, ha destacado el “valor” del derecho internacional para proteger los bienes comunes así como el “gran trabajo” de basar la protección de la Antártida en un “virtuoso sistema” consultivo y e cooperación que cuenta con un Comité de Protección Ambiental que dirime “todos” los asuntos de los anexos del protocolo y aprueba normas de fuerza de ley.

Se trata, según ha defendido, de un “sistema efectivo de gestión compartida de todo un continente y es un ejemplo de inspiración”.

Por último, ha advertido de las amenazas actuales que afronta la Antártida como son la pérdida de una biodiversidad “extremadamente rica, diversa” así como la emergencia climática que está provocando un acusado retroceso glaciar, el colapso parcial o completo de infraestructuras de hielo y una mayor precipitación en forma de lluvia en vez de nieve.

En definitiva, ha añadido que el Ártico y la Antártida son “las bóvedas del planeta” bajo las que se integra el clima los ecosistemas de la tierra y, por tanto, lo que ocurra allí en esas regiones extremas afecta a las restantes. “La emergencia climática es la gran crisis de nuestro tiempo y por eso tenemos que hacer una transición ecológica y energética y de la forma más justa e inclusiva posible”, ha concluido.