Expertos animan a “romper la ley del silencio” para que el 80% de los niños que sufren bullying no lo hagan “en soledad”

VALLADOLID, 4 (EUROPA PRESS)

Expertos han animado hoy a “romper la ley del silencio” para que el 80 por ciento de los niños que sufren bullying dejen de hacerlo “en soledad”, al tiempo que abogan por dar “voz”, “presencia”, “palabra”, “responsabilidad” y “acción” a los escolares para buscar una solución a esta “lacra”.

Así lo han señalado el profesor y divulgador Juan CarlosLópez y el exjugador de baloncesto profesional Iñaki Zubizarreta en la jornada ‘El bullying. Experiencia directa’, que ha organizado Grupo Tribuna, y que ha inaugurado el presidente de las Cortes, Luis Fuentes.

En su intervención, Fuentes ha mostrado su “satisfacción” ya que, “año y medio” después, las Cortes, “sede de la soberanía popular”, vuelven a recibir a los niños.

“Para nosotros, es fundamental que los niños sepan que tienen una institución donde pueden estar representados y donde pueden hablar de lo que quieran”, ha explicado para asegurar que en esta jornada se iba a tratar algo que “preocupa profundamente”, como es el acoso en las aulas.

El presidente del Parlamento autonómico, considera que la educación es “fundamental” para acabar con esta “lacra”. “Todos somos responsables, todos tenemos que dar la cara. Todos tenemos que ser valientes, porque el problema del bullying es que hay demasiados que miran para otro lado, demasiados que alientan o no son capaces de dar ese paso adelante, de decir basta. Es lo que tenemos que hacer como sociedad, decir basta ante el acoso que tienen los niños en nuestras aulas”, ha reflexionado.

Por su parte, Iñaki Zubizarreta ha explicado, en declaraciones recogidas por Europa Press, que para conectar con los niños hay que “desnudarse en cuerpo y alma”, hablarse con el “corazón” y con la “verdad”, porque si no, “no sirve de nada”.

“Ellos procesan la información mejor que los adultos en muchas ocasiones. Hay que darles voz, darles presencia, palabra, responsabilidad y acción, no se les puede dejar en un segundo plano y cometer el error de pensar que podemos tener la solución para esto sin contar con ellos”, ha advertido.

Al hilo de esta argumentación, ha abogado por el trabajo en “conjunto”. “Vamos a tocar conciencias, a hablar de silencios, de superación, del miedo, pero también de esa responsabilidad que hay tanto en lo que decimos como en lo que callamos”, ha continuado.

Bajo su experiencia, los ‘acosadores’ no hacen bullying “porque sí”, sino que hay un trasfondo “detrás”. “Hay realidades muy duras en las familias y estas actuaciones son una manera de demandar ayuda, sin gestionar bien las emociones”, ha explicado.

En este punto, ha advertido de que se trabaja muy poco los conceptos “chivar e informar” y como utilizan los acosadores “la mentira y el miedo”. “El miedo a las consecuencias y la mentira de que si dices algo te estás convirtiendo en un chivato, cuando, realmente, con tu silencio, lo que te estás convirtiendo es en cómplice. Es algo que hay que trabajar no solamente en los centros, sino también en las casas”, ha ahondado.

Por su parte, el profesor y divulgador Juan Carlos López ha advertido de que el 80 por ciento de los niños que sufren bullying lo hacen en “soledad”, por lo que hay que trabajar con ellos para “romper la ley del silencio”. “Hay que abordar todas las facetas, no sólo el triángulo del acosador, víctima y acosado, sino también las familias, los colegios, también los profesores, incluso las instituciones tienen que hacer cosas”, ha añadido.

En este sentido, ha hablado de la regla de las “cuatro C” para descubrir si un niño está sufriendo acoso en clase. “La primera es el cambio… cuando vemos algún cambio que el niño no quiere ir al colegio, que baja las notas, que come mal. Otra es las campanas, que es hacer pellas, colgarse las clases… Otra es el cuerpo, que siempre nos habla. Y por último, las costumbres… Cuando cambias todas estas cosas tienen que estar alerta”, explica.

Por último, ha insistido en que los padres tienen una misión “muy fácil” con sus hijos y pasa por darles lo que necesitan que, a su juicio, es “cariño”, “límites” y “atención”.