El PSOE quiere poner en marcha el estudio para calcular cuántos gastos impropios ha pagado la Seguridad Social

MADRID, 3 (EUROPA PRESS)

El PSOE quiere poner ya en marcha el estudio para calcular cuántos gastos impropios ha asumido la Seguridad Social y qué, por tanto, han deteriorado la situación financiera y la valoración acerca de la viabilidad del sistema público de pensiones.

Este estudio es parte de las recomendaciones del nuevo Pacto de Toledo aprobadas por el Congreso el año pasado. Concretamente, el Pacto de Toledo pidió un estudio que reflejara en qué medida las cotizaciones sociales asumieron durante años el peso de la financiación de otras políticas del Estado, con el fin de que “la ciudadanía tenga una imagen fidedigna de la situación de la Seguridad Social”.

Ahora, a través de una proposición no de ley registrada en el Congreso, y recogida por Europa Press, el PSOE llama a realizar este estudio, a través de la Intervención General de la Seguridad Social, para después someterlo a la evaluación del Tribunal de Cuentas y remitido a la Comisión de seguimiento y evaluación del Pacto de Toledo.

RECOMENDACIÓN DEL PACTO DE TOLEDO

Y es que desde la formación mayoritaria en la Cámara recalcan la necesidad de que la ciudadanía conozca cómo ha funcionado la Seguridad Social a lo largo de su historia y a qué se han destinado sus recursos, como “columna vertebral del sistema del bienestar”.

En su última renovación de recomendaciones, la Comisión del Pacto de Toledo acordó reivindicar el papel de la Seguridad Social como pilar del Estado del Bienestar, pero también evidenciar cómo sus recursos, las cotizaciones abonadas por trabajadores y empresarios, habían financiado mucho más que pensiones y resto de prestaciones contributivas.

De esta forma, que la Seguridad Social hubiera sufragado políticas de naturaleza ajena al sistema “explicaría en buena medida el déficit actualmente existente”, tal y como recalca la primera de las nuevas recomendaciones, dirigida a consolidar la separación de fuentes y restablecer el equilibrio financiero.

SIN GASTOS IMPROPIOS, NO HABRÍA HABIDO ‘NÚMEROS ROJOS’

En ella se señala que, de haberse limitado a financiar prestaciones contributivas, el sistema no habría entrado en déficit y no se habría alentado, subraya la recomendación, “un falso conflicto intergeneracional que oculta que, durante años, los excedentes del sistema se utilizaron para pagar otras políticas sociales y el desarrollo del propio sistema del Estado de Bienestar”.

Todo ello, abunda el Pacto, “ha generado una imagen distorsionada de desequilibrio del sistema, generando alarmismo e incertidumbre a los pensionistas y al conjunto de la población”. Es más, ante el desfase de las cuentas, el propio Estado concedió préstamos a la Seguridad Social, alimentando esta imagen de necesidad, cuando las reservas del sistema, se señala, habrían bastado para financiar las prestaciones contributivas.

Entre los gastos impropios que debían pasar a ser financiadas por Presupuestos, el Pacto de Toledo señala las reducciones de cotización, prestaciones asistenciales, ayudas a sectores productivos concretos, políticas sociales o las ayudas por nacimiento y cuidado de menores, así como los complementos de pensión.

LOS PRESUPUESTOS EMPIEZAN A PAGAR SU FACTURA

A través de este diagnóstico, el plan del Gobierno pasa por descargar paulatinamente estos costes con cargo a los Presupuestos –para las de 2021 se transfirieron 13.929 millones de euros y Hacienda tiene previsto elevar esta factura a los 18.396 millones en los de 2022– y así contar, como mandata el Pacto de Toledo, “una imagen fidedigna de la situación de la Seguridad Social”.

La propia recomendación, que cita el PSOE en su iniciativa, cree que este descargo de gastos impropios “contribuirá de forma decisiva a rebajar la alarma que las cuentas dificultades financieras han generado y, en el largo plazo, a reforzar su sostenibilidad”.