El Ministerio señala que la prohibición de cazar lobos no supone un “menoscabo” en la gestión de Cantabria

Medio Ambiente prevé reunirse con las comunidades autónomas “con carácter inmediato” para abordar la estrategia y que se apruebe en diciembre

SANTANDER, 3 (EUROPA PRESS)

El secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, ha señalado que la prohibición de la caza deportiva del lobo no supone un “menoscabo” en la capacidad de gestión de la especie en Cantabria.

Así lo ha defendido Morán este domingo en declaraciones a RNE, recogidas por Europa Press, sobre la inclusión del lobo en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (LESPRE).

Morán ha señalado que Bulgaria y Lituania son los dos únicos países de Europa que conservan en este momento la caza deportiva del lobo como una herramienta de gestión y en el resto de países de la Unión Europea ya no hay ningún país que tenga la consideración del lobo como especie cinegética.

“Nos estábamos convirtiendo en una anomalía en materia de gestión de la biodiversidad en la Unión Europea”, ha considerado Morán, que se ha referido al informe 2013-2018 de la Estrategia para la Conservación y Gestión del Lobo, enviado a la Unión Europea, que señala que “la situación del lobo ibérico ha empeorado en nuestro país a lo largo de ese periodo”.

Asimismo, ha asegurado que han constatado que la caza deportiva, pensada como una herramienta para la coexistencia “razonable” entre la ganadería extensiva y la preservación de la especie, “no solo no se ha traducido en una disminución de los daños que se han producido a la ganadería, sino que inexorablemente año tras año ha venido incrementándose”.

“Ni por razón de conservación de la especie ni por razón de protección o de acompañamiento a la explotación ganadera la caza deportiva del lobo es una herramienta útil en el mecanismo de gestión de la especie”, ha aseverado.

Cuestionado por la posición de los ganaderos de Cantabria, que advierten del fin de la actividad ganadera ante esta protección del lobo, Morán ha recordado que en Asturias hace 30 años que está prohibida su caza deportiva, “no se subastan cacerías” y, sin embargo, se ha venido gestionando la especie a lo largo de todos estos años.

“No parece que tenga que suponer esto un menoscabo en la capacidad de gestión en el caso de Cantabria”, ha apuntado Morán, que ha añadido que el modelo “más parecido” al criterio que establece la Comisión europea en relación a la gestión del lobo es el de Asturias.

Respecto a las comunidades autónomas en las que gobierna el PSOE y se han opuesto a la entrada del lobo en el LESPRE, como es el caso del Ejecutivo cántabro (PRC-PSOE), el secretario de Estado ha indicado que “no es esta la única materia en la cual hay diferencia de opiniones” y ha recordado que en total siete han mostrado su “disconformidad” con la medida y diez que no lo han hecho.

Frente a estas “discrepancias”, Morán ha abogado por encontrar desde el Gobierno central un “equilibrio” en el mecanismo de gestión que defienda el “interés general”.

De igual modo, ha recordado que el Comité científico que regula el estatus de las especies “aconsejó” por unanimidad de sus 19 miembros la incorporación del lobo al listado y el Consejo de Estado considera que es una norma “ajustada perfectamente a derecho” y “traslada seguridad jurídica al conjunto de los ciudadanos”. Así, ha subrayado que en la votación de esta decisión “hubo más votos a favor que en contra” y operó el criterio “democrático”.

LA ESTRATEGIA ESTÁ “AVANZADA” Y SE APROBARÁ EN DICIEMBRE

“No se puede gobernar en contra del criterio de la ciencia”, ha aseverado Morán, que ha avanzado que la nueva estrategia para garantizar la coexistencia y la convivencia de las actividades socioeconómicas que se desarrollen en el mundo rural con la preservación especie del lobo está “suficientemente avanzada” y ha recogido “suficiente volumen de aportaciones” de todos los colectivos interesados.

En este sentido, ha destacado que esta estrategia se ve acompañada “por primera vez en nuestro país” de un compromiso por parte del Ejecutivo central de una dotación presupuestaria de 20 millones de euros en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para “apoyar fundamentalmente al sector extensivo ganadero”.

El secretario de Estado ha opinado que el modelo seguido hasta ahora en cuanto al pago a los ganaderos por los daños “no es razonable” porque, a su juicio, “el mayor esfuerzo hay que hacerlo precisamente en reducir los daños y que no se produzcan”.

Así, ha explicado que 8 millones de euros se destinan al acompañamiento de las explotaciones ganaderas para adoptar medidas que permitan prever los daños, 7 millones a cofinanciar con las comunidades autónomas los daños, que “equivalen” a la cantidad que dedican al año en su conjunto, y 5 millones para poner en marcha un mecanismo que “iguale” el tratamiento a todas las explotaciones ganaderas del país en el ámbito de los derechos a recibir las compensaciones “justas” por daños para que no se produzca “discriminación” entre ellas.

Finalmente, Morán ha indicado que “con carácter inmediato” se reunirá con las comunidades autónomas para abordar estas cuestiones. “Tras dos años de trabajo el documento, la estrategia, está prácticamente culminado y el compromiso presupuestario adquirido, irá incorporado al proyecto de los Presupuestos Generales del año 2022”, ha dicho.

“Con carácter inmediato nuestra previsión es reunir a la Comisión Estatal, es decir, a todas las comunidades autónomas, e iniciar el procedimiento administrativo que debe de culminar, como la orden por otra parte establece, en el mes de diciembre con una aprobación de la Estrategia a través de debate y votación en la Conferencia Sectorial de Medio Ambiente”, ha concluido.