Cuixart (Òmnium) no ve posible la negociación si el Estado no pide perdón por los “represaliados”

Exige unidad a los partidos independentistas: “El 1-O fue posible porque estábamos unidos”

BARCELONA, 1 (EUROPA PRESS)

El presidente de Òmnium, Jordi Cuixart, ha afirmado este viernes que no es posible negociar con el Estado hasta que no pida perdón “por los más de 3.500 represaliados”.

“Los que tienen que pedir perdón son ustedes (el Estado) por la brutalidad del 1-O y por los más de 1.000 heridos. Hasta que no haya este reconocimiento de este daño causado no hay negociación posible. ¿Dónde está el Estado español pidiendo perdón por los más de 3.500 represaliados y por nuestros exiliados? Exigimos perdón”, ha reclamado en el acto organizado por la ANC en Ille-sur-Têt (Francia) con motivo del cuarto aniversario del 1-O.

Cuixart también ha hecho un llamamiento a la unidad de los partidos independentistas porque cree que es “imprescindible” para avanzar hacia la independencia de Catalunya y por eso les ha pedido generosidad.

“Aquel 1-O aprendimos que unidos lo podemos todo. No olvidemos, si el 1-O fue posible es porque estábamos unidos. Más que nunca, exigimos unidad a nuestros políticos. Hagámoslo desde la generosidad, hagámoslo desde la ambición y desde la empatía. La represión busca dividir a los que luchan pero exigimos la unidad. Es imprescindible la unidad si queremos avanzar”, ha exigido.

El presidente de Òmnium ha subrayado que el 1-O no es de nadie concreto, sino de toda la ciudadanía de Catalunya, y ha defendido de que ni la cárcel ni la acción judicial del Estado podrá detener al independentismo, por lo que ha advertido de que lo pueden volver a hacer: “Y lo podemos hacer mejor”.

“Lo volveremos a hacer tantas veces como sea necesario. Porque la lucha más bonita que hay es la lucha por la vida y por un futuro digno para todos”, ha concluido.

También ha intervenido el presidente de la AMI, Jordi Gaseni, que ha definido el 1-O como el acto de soberanía más importante en la historia reciente de Catalunya, ha afirmado que los últimos cuatro años han sido difíciles pero ha augurado que el Estado cometerá más errores, como el que cree que cometió tratando de impedir la votación en 2017, y ha llamado a “garantizar que haya más acciones de soberanía”.