EEUU reprocha a Ortega que sus acciones “deslizan a Nicaragua hacia una nueva era oscura”

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, ha lamentado este martes que las acciones del presidente nicaragüense, Daniel Ortega, “deslizan hacia una nueva era oscura a Nicaragua”

Con motivo de la celebración de Día de la Independencia del país centroamericano, Blinken ha emitido un comunicado expresando su solidaridad, aunque ha lamentado que este día debería “ser un momento para celebrar la libertad y el logro histórico del autogobierno”.

“Lamentablemente, hoy en Nicaragua la libertad por la que tantos nicaragüenses lucharon durante tanto tiempo se está deslizando hacia una nueva era oscura”, ha advertido Blinken en el bicentenario de la independencia, criticando a Ortega y a su mujer y vicepresidenta del país, Rosario Murillo, por socavar “constantemente los cimientos de las instituciones democráticas”.

También ha reprochado a los dos mandatarios que “han corrompido el poder judicial, atacado la prensa libre y obligado a desmantelar partidos de oposición que habrían competido contra ellos en las próximas elecciones”.

“Han cerrado todo espacio para la competencia política y el discurso público, encarcelando cruelmente en los últimos meses a más de 30 líderes de la oposición, estudiantes, reporteros, líderes empresariales, activistas de Derechos Humanos y miembros de la sociedad civil”, ha continuado el jefe de la diplomacia estadounidense, para saludar a los “valientes nicaragüenses que han arriesgado sus vidas para presionar por un país guiado por principios democráticos”.

Unos 4,7 millones de nicaragüenses están convocados a votar el próximo 7 de noviembre en las elecciones generales, en las que además de la fórmula presidencial, también están en juego los 92 escaños de la Asamblea Nacional y otros veinte del Parlamento Centroamericano.

Una parte de la comunidad internacional, Estados Unidos y la Unión Europea, ha cuestionado la legitimidad de estas futuras presidenciales y han denunciado la deriva autoritaria del Gobierno de Ortega por su persecución de líderes opositores, periodistas y colectivos de la sociedad civil críticos con sus políticas.