Política

El convenio entre Ayuntamiento y propietarios permitirá “avanzar en la transformación urbanística de Avenida de Burgos”

LOGROÑO, 22 (EUROPA PRESS)

El Ayuntamiento de Logroño “avanza en la transformación urbana de Avenida de Burgos”. Así lo ha explicado este jueves el concejal de Desarrollo Urbano Sostenible, Jaime Caballero, al detallar que próximamente se expondrá al público el borrador del convenio urbanístico entre el Ayuntamiento, Inmuebles Moisela, Toybe y Constantia, que iniciará el desarrollo del PERI 43 (Prado Viejo II) y parte de los PERIs 45 (Prado Viejo III) y 27 (Calle Entrena).

A través de este convenio, los propietarios de los terrenos inician su proceso de transformación urbanística antes de que se cumplan los 24 años señalados en la delimitación de los diferentes PERIs.

“Es el primer paso para organizar la transformación de esta zona de la ciudad hacia usos mayoritariamente residenciales, pero que también incluirán otros usos de carácter urbano y un aumento de los espacios públicos. La ordenación concreta de la zona será el siguiente paso que realizaremos una vez que el Convenio sea aprobado”, ha afirmado el edil.

El acuerdo al que el Ayuntamiento de Logroño ha llegado con Inmuebles Moisela, propietaria del terreno, incluye una superficie que asciende a 60.000 metros cuadrados y que alberga completamente el PERI 43, una gran parte del PERI 45 y una pequeña porción del PERI 27, donde actualmente desarrollan su labor las empresas Toybe, Constantia y Amcor. Esta superficie incluye también algunas parcelas sin uso en la calle Rodejón.

Como ha detallado Caballero, “la ordenación concreta de la zona será el siguiente paso que se realizará una vez que el convenio sea aprobado, para lo cual se establecen cuatro años, posteriormente se realizará la reparcelación durante los dos años siguientes y, por último, se presentará el proyecto de urbanización en dos años más, son plazos amplios, los máximos que se pueden dar, pero que no tienen porqué agotarse”.

“La regeneración urbana y la reutilización del suelo de la ciudad existente es una de las prioridades del equipo de Gobierno municipal, cumpliendo además las indicaciones de la Agenda Urbana Española y de los Objetivos de Desarrollo Sostenible”, ha indicado Jaime Caballero, quien además ha informado de que el Ayuntamiento de Logroño ya ha dado cuenta del acuerdo tanto a los sindicatos como al vecindario de la zona.

MANTENIMIENTO DEL EMPLEO.

La propuesta del convenio, que se expondrá en breve, “tiene en cuenta las necesidades temporales de la empresa Constantia para materializar el traslado de sus instalaciones a otra ubicación dentro del término municipal de Logroño con un plazo razonable, al menos hasta 2034 en caso de necesitarlo”.

Esta empresa, “a pesar de que no es propietaria del terreno que ocupa, también se compromete a invertir un mínimo de 5 millones de euros en sus procesos productivos, ya sea en su ubicación actual o en otro lugar del término municipal de Logroño”, como ha reseñado el concejal de Desarrollo Urbano Sostenible.

De esta forma, ha añadido Jaime Caballero, se ajusta la planificación de la transformación urbanística para favorecer el traslado de la empresa dentro de Logroño sin que ello suponga un perjuicio para la actividad industrial y el empleo”.

En cuanto a la empresa Toybe, el convenio recoge el compromiso del Grupo Torrealba y Bezares de seguir vinculando su actividad industrial a la ciudad de Logroño. De hecho, ha adquirido en fechas recientes un inmueble de 15.000 m2 sobre una parcela de 30.000m2 en el Polígono de Cantabria para trasladar la planta productiva.

Respecto a la empresa Amcor, si bien no suscribirá el convenio, “también podrá beneficiarse de los plazos y condiciones que rigen para las otras dos empresas”.

“Otra de las prioridades del equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Logroño es mantener el empleo, la actividad industrial y la seguridad jurídica de las empresas para que sigan invirtiendo dentro del término municipal”, ha asegurado Jaime Caballero.

“MEJORAS INMEDIATAS” PARA LOS VECINOS.

En este convenio también supondrá “mejoras inmediatas para el vecindario, ya que el objetivo principal del equipo de Gobierno para alcanzar este acuerdo ha sido conseguir el bien común para los trabajadores, las empresas, el vecindario y la ciudadanía en general”.

De esta forma, el concejal ha recalcado que “el Ayuntamiento de Logroño ha logrado el compromiso de los propietarios firmantes para desarrollar mejoras a corto plazo en la urbanización de la zona”.

En concreto, antes de un año desde la firma del convenio, deberán ejecutar la acera este de la calle Pradoviejo, entre Avenida de Burgos y la calle Rodejón, que actualmente se encuentra sin urbanizar.

“De esta forma se logra una mejora importante para la movilidad peatonal en la zona al mejorar la conexión entre Avenida de Burgos con la calle Alfonso VI”, ha indicado el concejal de Desarrollo Urbano Sostenible. Esta obra está valorada en 70.000 euros y el coste lo asume la empresa propietaria de los terrenos.

Además, el acuerdo permite al Ayuntamiento de Logroño la ocupación anticipada de espacios de suelo para la mejora de aceras en Avenida de Burgos, junto a las instalaciones industriales, “que son propiedad privada, pero en las que los peatones están pasando”.

Para Jaime Caballero, “este convenio permite que el Ayuntamiento pueda hacer mejoras para facilitar la movilidad peatonal en esa zona, ya que lograr la continuidad peatonal en las aceras de Avenida de Burgos es otro de los objetivos del equipo de Gobierno que avanzan con este acuerdo”.

“El convenio es una buena noticia para Logroño y para las personas que viven en esta parte de la ciudad porque con este acuerdo se pone la primera piedra para la transformación urbanística de un área clave para conectar la zona del Parque de San Miguel con Avenida de Burgos y consolidar el cambio a uso residencial de la calle Rodejón, donde varias promociones recientes y otras que empezarán pronto, están ya avanzando esta transformación”, ha concluido el edil.

El borrador de convenio se expondrá próximamente al público durante 20 días, plazo durante el cual es posible presentar alegaciones. Acto seguido, deberá ser aprobado en pleno municipal y firmado por las partes. A partir de ese momento, será cuando comience el plazo de un año para ejecutar las aceras de la calle Pradoviejo.