Política

Cibeles acatará la sentencia sobre el callejero pero rechaza compensar económicamente a los vecinos

01 Imagen por Defecto - PoliticaOn

MADRID, 21 (EUROPA PRESS)

El Ayuntamiento de Madrid acatará las sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Madrid sobre la recuperación de los nombres de las calles cambiados al amparo de la conocida como Ley de Memoria Histórica pero ha rechazado compensar económicamente a los vecinos por las molestias causadas.

El Pleno de este miércoles ha dado luz verde a una proposición de Vox, defendida por el concejal Fernando Martínez Vidal, en la que se reclama al Ayuntamiento que “acate y ejecute con carácter inmediato” estas sentencias y se compense económicamente por “los gastos originados por estos cambios”.

La propuesta, centrada en el cambio de nombre de las valles Caídos de la División Azul, General Millán Astray y Hermanos García Noblejas, ha sido rechazada con los votos en contra de PSOE, Más Madrid y Ciudadanos y el voto a favor de Vox y PP.

El del presidente del Pleno, el diputado del PP Borja Fanjul, ha subrayado que el Ayuntamiento “como no puede ser de otra manera” acatará las sentencias, tal y como le obliga la ley, pero ha rechazado compensar a los vecinos y empresarios porque para ello “hay que poder demostrar una causalidad directa”. “El daño a familiares y amigos son irreparables e incuantificables”, ha apostillado además.

No obstante, ha defendido que el anterior equipo de gobierno de Manuela Carmena “debería pedir disculpas a los vecinos de Madrid y a los familiares que visto retirado el nombre de sus seres queridos” y ha acusado a Más Madrid de “sectarismo” y de estar a la “altura de los independentistas catalanes que dicen que lo volverían a hacer”.

El concejal de Vox Fernando Martínez Vidal ha defendido que han sido los vecinos, comerciantes y empresarios quienes han asumido una serie de gastos por estos cambios en la nomenclatura de calles y ha recriminado al Consistorio haber “perpetuado los daños” al haber mantenido los recursos en el tiempo. “Madrid no tienen por qué pagar los caprichos y el sectarismo de algunos de sus políticos”, ha defendido.

Desde el PSOE, el edil Ramón Silva ha recordado al equipo de Gobierno municipal que está “condeno a volver a cambiar” el nombre de las calles en el futuro en cuanto se apruebe la Ley de Memoria Democrática en el Congreso de los Diputados. Estos nombres, ha enfatizado, “se van a eliminar del callejero” por esa normativa y por “dignidad”.

Por su parte, desde Más Madrid, Pilar Sánchez, ha recriminado a Vox que lleve este tema al Pleno “cuando ya se han pronunciado los tribunales”, algo que ha tildado de “absurdo y preocupante”, y ha defendido “no perder el tiempo con este tipo de propuestas”.

Una postura que también ha compartido la edil de Más Madrid Pilar Sánchez Álvarez, que ha criticado esta propuesta llena de “pleonasmos e hipérboles” por parte de un partido como Vox al que “no le preocupa el coste para los ciudadanos sino todo aquello que suena a memoria democrática”. Así, ha enfatizado que este grupo se siente “orgulloso” de los 46 cambios de nombres de calles durante el mandato de Carmena en reconocimiento de figuras “que hablan de democracia”.

El Pleno de Madrid celebrado el 28 de abril de 2017 aprobó eliminar 52 nombres de vías y plazas que homenajeaban a personas o acontecimientos relacionados con la sublevación militar del 18 de julio de 1936, la Guerra Civil o el franquismo.

Con este acuerdo se daba conformidad a la propuesta del Comisionado de la Memoria Histórica. El acuerdo se alcanzó con el apoyo de Ahora Madrid, PSOE y Cs. El PP se abstuvo.

Posteriormente llegarían los recursos, que ha llevado a los tribunales a anular los cambios aprobados en Caídos de la División Azul, General Millán Astray y Hermanos García Noblejas. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) entiende que en esta serie de modificaciones no es de aplicación el artículo 15 de la Ley de Memoria Histórica, por la que se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la Guerra Civil y la dictadura.

La ordenanza reguladora de la denominación y rotulación de vías permite modificar los nombres preexistentes atendiendo a circunstancias excepcionales que se hallen debidamente justificadas.