LatinoaméricaPolítica

Caracas califica de “farsa mediática” la conferencia de donantes para la crisis migratoria venezolana

Venezuela critica la “hipócrita compasión” de los países donantes mientras generan refugiados en guerras, o les “dejan morir en el Mediterráneo”

MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

El Gobierno de Venezuela ha calificado este jueves de “farsa mediática” y “caricaturesca convocatoria” la conferencia internacional de donantes celebrada horas antes y organizada por Canadá y Naciones Unidas para ayudar a los refugiados y migrantes venezolanos que se encuentran en situación de crisis humanitaria.

“La sociedad venezolana observa con indignación el desarrollo, en su nombre, de una nueva edición de la farsa mediática denominada, ‘conferencia de donantes para la migración venezolana’, sin que se conozca el destino de los cuantiosos fondos anunciados”, reza el comunicado emitido por el ministro de Exteriores, Jorge Arreaza en su perfil de Twitter.

Dicha conferencia, continúa el comunicado, es un “vestigio de la fracasada política de injerencia” que busca un “golpe de Estado en Venezuela” y ha sido promovida desde 2018 por la administración del expresidente Donald Trump en Estados Unidos y “sus satélites mas carnales”.

“Autoridades de España, Canadá, la Unión Europea y agencias de la ONU, bajo el estricto guión de Washington, exhiben una cínica lectura de la situación de las personas migrantes de origen venezolano, omitiendo escandalosamente, tanto las causas vinculadas a la imposición de un bloqueo criminal a través de sanciones ilegales, hasta las situaciones de discriminación y explotación a las que son sometidos ciudadanos venezolanos”, explica el comunicado.

Este jueves, la Conferencia Internacional de Donantes en Solidaridad con los Refugiados y Migrantes Venezolanos, organizada por Canadá y Naciones Unidas, ha anunciado que se han recaudado 954 millones de dólares (800 millones de euros) en subvenciones, además de otros 600 millones de dólares (503 millones de euros) en préstamos para intentar abordar el que es ya considerado el mayor desplazamiento forzoso en la historia del continente.

No obstante, Caracas considera esta cita es “una burda operación de propaganda política” contra Venezuela, y “además altamente rentable para sus organizadores”, pues admiten haber recaudado en sus diferentes ediciones hasta 2.800 millones de dólares (2.300 millones de euros) desde 2018, “de cuyo destino, es necesario reiterar, se sabe poco o nada”.

“La agencias de Naciones Unidas especializadas en materia migratoria y sus socios se frotan las manos con la expectativa de contar con ese jugoso presupuesto paralelo, fruto del sufrimiento de seres humanos inocentes”, acusa el Gobierno.

VENEZUELA RECUERDA A LOS DONANTES SUS “VIOLACIONES” EN MATERIA MIGRATORIA

El Gobierno de Venezuela ha señalado que los donantes “exhiben una hipócrita compasión”, pese a que varios de ellos “son emisores históricos de migrantes”, “han promovido fenómenos migratorios a través de guerras y desestabilización”, e incluso “algunos violan a diario los derechos de los migrantes al llegar a sus costas, o prefieren simplemente dejarlos morir a la deriva en el mar Mediterráneo”.

Caracas cuestiona que ninguno de los participantes “en tan sesgado encuentro” haya hecho mención a las “medidas coercitivas” que se lanzan contra Venezuela desde la Unión Europea, Estados Unidos, o Canadá, “causantes de la crisis económica venezolana”, ni sobre “los cuantiosos fondos propiedad del pueblo venezolano” que están bloqueados en los bancos de estos países.

“Venezuela condena el cinismo de esta caricaturesca convocatoria y exige a los gobiernos y organizaciones que participan en tan evidente farsa que cesen sus actos de agresión política, económica y de comunicación, liberen los fondos y levanten el ignominioso bloqueo financiero que ellos mismos promueven”, cierra el comunicado.