Política

Faci destaca los centros educativos aragoneses y españoles como referencia internacional durante la pandemia

El consejero ha presidido este viernes el acto oficial del Día de la Educación Aragonesa

ZARAGOZA, 11 (EUROPA PRESS)

El consejero de Educación, Cultura y Deportes del Gobierno de Aragón, Felipe Faci, ha destacado los centros educativos aragoneses y españoles como referencia internacional ante tantos países que han tenido que cerrar las aulas con motivo de la pandemia.

El consejero del ramo ha presidido este viernes en el acto oficial en el Día de la Educación Aragonesa que ha tenido lugar en la Sala de la Corona del Edificio Pignatelli y en el que se ha reconocido a la comunidad educativa, la escuela rural, los ayuntamientos aragoneses y a las empresas que han colaborado en el reparto de dispositivos.

En esta celebración, la artista aragonesa Isabel Marco ha compuesto en homenaje a los docentes una canción con la estrofa: “Restos de tiza en el pantalón y luz en su voz. Una sonrisa de satisfacción tras cada lección”.

Esta letra encierra gran parte de la filosofía de la jornada festiva, en la que se reconocen méritos, esfuerzos, experiencias y programas en las aulas de la comunidad, y que, como ha destacado el consejero Felipe Faci, este año merecen más aplauso que nunca.

De hecho, minutos antes de comenzar la gala, Faci ha afirmado que durante esta jornada siempre se trata de reconocer a los trabajadores de la educación, pero que este año al reconocimiento se le suma el agradecimiento de toda la sociedad.

El titular de Educación ha subrayado, durante una jornada atípica, en la que algunas de las distinciones se han tenido que entregar por videoconferencia debido al protocolo COVID, que la comunidad educativa ha sido, si cabe, más fuerte y responsable en el presente año, tras el obligado cierre de centros decretado en el último trimestre del curso pasado.

En este sentido, ha manifestado su satisfacción porque el curso 2020-2021 haya transcurrido con normalidad dentro de las circunstancias, y ha dado las gracias a todos los implicados por haber contribuido a que este “feliz” objetivo se cumpliera con creces. “Era necesario seguir aprendiendo y formarse –ha declarado– y eso pasa no solo por la transmisión de unos contenidos, sino también por la necesaria socialización que se produce en los centros educativos”.

El consejero de Educación ha destacado cómo, en un contexto tan complicado, se han podido poner en marcha iniciativas importantes y con vocación de continuidad como el programa de animación a la lectura ‘Los abrazos perdidos’, en el que han participado un total de 76 autores y 24 editoriales, y gracias al cual cada centro educativo ha recibido un lote de libros comprados a través de las librerías de todo Aragón, que les ha permitido desarrollar una serie de actividades en las que han participado los propios autores.

Ahondando en esta idea, ha compartido que el Departamento del ramo ha convocado el presente curso diez programas educativos, uno de ellos, novedoso, enfocado al trabajo sobre la Agenda 2030, que han tenido una gran acogida y que vuelven a demostrar el compromiso de los centros a pesar de las dificultades derivadas de la pandemia.

AEDUCAR

Otra novedad con una gran recepción en los centros educativos aragoneses ha sido la introducción de la plataforma educativa propia del Gobierno de Aragón ‘Aeducar’, para unificar la comunicación con alumnado y familias y que se emplea con total seguridad, ya que se diseñó poniendo énfasis en su privacidad.

Más de la mitad de los centros educativos aragoneses lo han estrenado en el presente curso, permitiendo a más de 55.000 alumnos y 7.000 docentes continuar con sus labores organizativas, docentes y de acompañamiento a alumnado y familias.

En este sentido, ha resaltado cómo el pasado año ha supuesto un “enorme” desafío que ha brindado también nuevas posibilidades no solo para el presente, sino también para el futuro de la educación en la región.

PREMIOS

Durante el acto oficial se han entregado los premios extraordinarios de los dos últimos cursos, ya que el pasado año no se pudo celebrar este día con motivo de la pandemia, a los alumnos con mejores expedientes de ESO, Bachillerato y FP, así como a aquellos que han destacado en diferentes disciplinas deportivas.

También, se ha hecho entrega de las menciones a las organizaciones, instituciones y particulares que han destacado por su trayectoria educativa, y se ha dado a conocer los nombres de los 62 centros docentes que han recibido algún premio en los dos pasados cursos.

Además, se ha proyectado un vídeo en el que diversas personalidades de la comunidad, como Itziar Miranda, Silvia Meseguer, Ana Alcolea, María Villarroya, Pilar Palomero e Irene Vallejo, han compartido sus reflexiones y recuerdos sobre su etapa escolar.

MENCIONES HONORÍFICAS A INSTITUCIONES

La comunidad educativa aragonesa en su conjunto, y todos y cada uno de los sectores que la conforman en particular, ha sido la protagonista de una empresa digna de reconocimiento por la sociedad a la que sirve.

Su compromiso, desarrollado primero en soledad y después en unas condiciones de difícil desempeño, ha sido la llave solidaria que ha abierto todas las puertas al encuentro, el esfuerzo común y la respuesta en comunidad. Galardón que han recogido Francisco Machín Ciria (Fapar), Ana Blanca Gracia Aldea (Fecapa), Eloy Mayo Sánchez (docente más antiguo), Concepción Bandrés Marzo (personal no docente más antiguo), Mario Manero Montero y Alba Recaj Molinero (alumnos).

También ha tenido especial mención la escuela rural, como seña de identidad de la educación aragonesa. Su ser es el territorio y su capacidad para unir personas y futuro. Su esencia, llegar desde las escuelas infantiles hasta los centros de educación de adultos.

El buen hacer de todos los miembros de sus comunidades educativas la convierten en un modelo de vida, un ejemplo presente y un camino en común que recorremos unidos. El compromiso de la escuela rural ennoblece la idea de crecer y trabajar juntos por la transformación de la educación, que es lo mismo que decir el progreso de nuestra sociedad. Ha recogido la mención José María Santos, del CRA Ribera del Cinca de Torrente de Cinca.

Los ayuntamientos aragoneses, asimismo, han sabido estar al lado de la ciudadanía en tiempos de inquietud e incertidumbre. Su espíritu de servicio se ha convertido en la razón de su ser, a través de acciones que han tenido al bien común como único norte. En cada ciudad, en cada pueblo la sociedad aragonesa ha encontrado en ellos un lugar de acogida y un momento para el aliento y su actuación solidaria se ha reflejado de un modo especial en la comunidad educativa.

El tejido empresarial aragonés ha sido también galardonado ya que ha mostrado una especial sensibilidad en el momento de contribuir en la tarea de trabajar por la igualdad de oportunidades. La delicada situación socioeconómica por la que han atravesado miles de familias aragonesas precisó de una actuación global por parte de los poderes públicos para poder entregar dispositivos digitales a aquellos que lo precisaban para poder seguir la educación a distancia que contó con la inestimable colaboración de empresas aragonesas.