Política

El alcalde defiende el “estado de ánimo bueno” de la ciudad frente al escenario “apocalíptico” de la oposición

ALMERÍA, 11 (EUROPA PRESS)

El alcalde de Almería, Ramón Fernández-Pacheco (PP), ha defendido este viernes que el “estado de ánimo de la ciudad es bueno” y “positivo” ante la acción del gobierno local, que con su “solvente y eficaz” gestión ha hecho que Almería sea una capital que “tome altura” y se sitúe “entre las principales ciudades de España” frente al escenario de “apocalipsis” que, a su juicio, le han planteado los miembros de la oposición mediante su crítica a la hora de evaluar los dos años de mandato.

“Ese estado de ánimo colectivo no es tan pesimista como ustedes se empeñan en reflejar, el estado de ánimo de la ciudad es bueno”, ha defendido durante su última intervención en el pleno monográfico del debate de estado de la ciudad el primer edil, para quien “los almerienses tienen ilusión por la ciudad, por superar pandemia” así como por “las enormes posibilidades” de la capital, por lo que el equipo de gobierno (PP) “va a estar a su lado para conseguir los sueños y metas que como sociedad nos planteamos”.

El regidor ha afeado a los portavoces de los grupos de la oposición que “se empeñen año tras año en aportar catástrofes y nunca en aportar soluciones” a través de sus observaciones a los problemas que presenta la capital, entre los que se han destacado el abastecimiento hídrico, el desempleo, el pago de sentencias judiciales o las diferencias de inversiones entre barrios y su limpieza. “La crítica tiene que ser una consecuencia y no una actitud”, ha dicho el alcalde.

Fernández-Pacheco ha afirmado que su intención “no es caer en la falsa complacencia”, aunque no ha aceptado las críticas vertidas principalmente por PSOE, Podemos y Ciudadanos a la gestión de los dos últimos años. “No voy a ser el que caiga en el error de decir que en Almería todo está bien, no lo pienso hacer, pero estoy dispuesto a dejarle todo el espacio y protagonismo a los que piensen insistir en que todo está mal y que eso es un acierto. Allá ellos, todo el espacio del mundo”, ha añadido.

El alcalde ha insistido así en que el Ayuntamiento constituye una “garantía cercana de rigor, solvencia, seriedad y eficacia para los almerienses”, por lo que se ha mostrado dispuesto a continuar con su hoja de ruta, que se vio alterada y reconducida por la irrupción de la pandemia, para “seguir avanzando en la superación de esta crisis”.

“A pesar de las dificultades generadas por una crisis que nadie previó, el Ayuntamiento ha sabido estar a la altura del papel que le correspondía”, ha evaluado el alcalde tras asegurar que los objetivos frente al covid-19 han sido “crear empleo”, “ayudar a las personas” y “generar un escenario de futuro sostenible para todos”.

En esta línea, el primer edil ha avanzado que para el último trimestre de este año, “coincidiendo con una de las épocas en las que las familias sufren más para llegar a fin de mes”, se va a liberar una nueva partida de 300.000 euros a través del Plan Impulsa Almería que “se va a materializar en bonos al consumo”, lo que se suma a los 1.750.000 euros ya movilizados.

Asimismo, ha destacado que la actuación del gobierno ha permitido que grandes proyectos como el Puerto-Ciudad o la rehabilitación del Cable Inglés hayan “dejado de ser una quimera” mientras que se han impulsado otras iniciativas como la nueva biblioteca José María Artero, el polo de innovación agrícola acordado con la Junta, más parques infantiles y con menos barreras arquitectónicas, la revitalización del entorno de La Alcazaba o las obras de la Plaza Vieja, entre otras actuaciones.

“El casco histórico necesita más acción y menos ideología, más remangarse y menos palabrería”, ha dicho el alcalde, quien a colación ha sacado el reciente acuerdo con Correos para adquirir su antigua sede, lo que va a permitir “reurbanizar el entorno y dotar de equipamiento que venga a aportar en positivo a vecinos, comerciantes y hosteleros”. “El futuro de las ciudades pasa por ahí, y quien no quiera verlo, pues tiene dos problemas: el primero es que el tren del futuro se les ha escapado y el segundo, que ni siquiera se han dado ni cuenta.

“SU GESTIÓN ANTE LA PANDEMIA NO HA ESTADO A LA ALTURA”

La portavoz del principal grupo de la oposición, la socialista Adriana Valverde, ha reprochado al alcalde que la gestión “al frente de la pandemia” del equipo de gobierno no ha estado “a la altura”, sentido en el que ha apuntado que a pesar de articularse planes de ayuda como el Reactiva 20 para autónomos y pymes, algunos han esperado hasta “ocho meses” para percibirlos. “Hablamos de ayudas de 200 o 900 euros que, todavía hoy en junio de 2021, muchos autónomos no han cobrado”, ha dicho.

Para Valverde, el equipo de gobierno se ha visto “desbordado, preso de su incoherencia y sin tener una mínima hoja de ruta para la ciudad” desde incluso antes de la pandemia, puesto que, a su parecer, no se han articulado mecanismos para atajar aspectos como el desempleo, la pobreza infantil y la generación de oportunidades laborales debido a la “falta de proyectos”.

A ello, la portavoz socialista ha unido a sus críticas por la “falta de transparencia y participación ciudadana”, la cual “ha dinamitado”, la condena al pago de una sentencia de 30 millones de euros por las expropiaciones del Paseo Marítimo que ha “hipotecado el futuro de los almerienses” y que a través de los presupuestos se ha intentado “maquillar” su pago.

“Desde que gobiernan ustedes en el Ayuntamiento, los almerienses hemos tenido que pagar más de 65 millones de euros en sentencias judiciales, el Defensor del Pueblo ha declarado el Ayuntamiento como administración entorpecedora y la UDEF ha entrado en dos ocasiones en los últimos años”, ha destacado Valverde, quien cree que el PP carece de “proyecto de ciudad” puesto que se dedica al “postureo, eslóganes y publicidad” mientras que su partido supone una “alternativa real y viable”.

El portavoz del grupo municipal de Cs, Miguel Cazorla, ha mostrado su “mano tendida” para trabajar por la ciudad a través de los acuerdos de consenso alcanzados en lo que va de mandato, si bien ha hecho críticas a la “decadencia” del centro, la falta de participación ciudadana, las condenas judiciales y el “tarifazo” del agua.

“Pese a sus muchos incumplimientos no ya con el grupo municipal de Ciudadanos, sino con los ciudadanos almerienses, siempre van a tener nuestra mano tendida para trabajar juntos de cara a solventar las muchas deficiencias y necesidades de los almerienses, máxime en estos difíciles tiempos de pandemia”, ha expresado tras enumerar once puntos en los que ha solicitado mejoras de gestión y actuaciones.

La misma mano tendida ha mostrado al final de su intervención el portavoz de Vox, Juan Francisco Rojas, quien le ha ofrecido al alcalde “diálogo y acuerdo” en una actitud de “socio” y “aliado” de gobierno tras una primera intervención en la que ha hecho especial énfasis en el “desierto comercial” que es la ciudad tras la retirada del proyecto del Corte Inglés y la falta de noticias de Ikea, así como en la “inseguridad que hay en las calles” a causa de las okupaciones y la instalación de “narcofamilias” en bloques de pisos.

Más beligerante se ha mostrado la portavoz de Podemos, Carmen Mateos, quien ha afeado la falta de inversión en los barrios con un centro “herido de muerte” así como la ausencia de mecanismos de participación y transparencia. “No hemos visto nada más que mucho ruido y pocas nueces”, ha dicho Mateos quien además ha reivindicado verdaderas políticas medioambientales por parte del Ayuntamiento, sentido en el que ha vuelto a reivindicar el parque de La Molineta, entre otros aspectos.

El edil no adscrito Joaquín Pérez de la Blanca ha agradecido la “humildad y talante” del alcalde, junto al que se ha posicionado no sin reclamar un trabajo más contundente en la limpieza de barrios y en garantizar un agua potable de calidad que constituya una fuente verdadera y respetuosa con el medio ambiente.