Política

Dermatólogos de Vithas advierten ante el cáncer cutáneo por quemaduras al tomar el sol

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

La mitad de los jóvenes con edades comprendidas entre los 18 y los 34 años admite haber sufrido quemaduras por el sol, algo que puede ayudar a la aparición de cáncer cutáneo, que se origina fundamentalmente por las radiaciones solares que provocan mutaciones en las células de nuestra piel.

Dermatólogos de Vithas Madrid Arturo Soria han alertado de que este problema puede ser fácilmente prevenible y han recordado que la educación y la concienciación para proteger la piel y evitar la incidencia de esta enfermedad es “fundamental”.

“Los más jóvenes deben conocer las consecuencias de no protegerse frente al sol. Tiene que saber que la piel tiene memoria y el daño solar que acumulamos desde los primeros años de vida se paga en el futuro”, ha destacado la dermatóloga de Vithas Madrid Arturo Soria y Vithas Internacional, la doctora Mayte Truchuelo.

En este sentido, han advertido que entre los errores más comunes que se suelen cometer está la falta de protección frente al sol. “Sabemos que un fallo frecuente entre los jóvenes es la administración de la crema de fotoprotección, una medida de prevención fundamental para evitar el cáncer de piel en los primeros años de vida”, ha indicado la doctora Truchuelo, que ha recordado que se debe aplicar cada dos o tres horas, también después del baño, y en cantidad “generosa” para que proteja suficiente.

La dermatólogo también ha recordado que las precauciones frente al sol se deben tomar en todo momento, puesto que la exposición no ocurre solo en la playa, donde la exposición ultravioleta es más intensa y puede producir quemaduras que se relacionan directamente tanto con el cáncer de piel como con el melanoma, sino también en nuestro día a día, ya que en invierno también existe esta radiación, que provoca daño acumulativo y altera genéticamente las células.

“El 53% de los que se queman frecuentemente les suele suceder mientras practican deporte”, ha asegurado la doctora, que también ha instado a realizarse revisiones anuales “ya que cuando un lunar cambia sabemos que tiene más probabilidades de ser maligno”.