Política

Cabrera afirma que la Línea C5 se mantendrá paralizada por “prudencia” pero no significa que “no funcione más”

“Siguen paradas las actuaciones judiciales de los accidentes de los C5, ni siquiera se ha realizado la inspección pericial”

SEVILLA, 11 (EUROPA PRESS)

El concejal delegado de Gobernación y Fiestas Mayores de Sevilla, Juan Carlos Cabrera, ha subrayado que la Línea C5 se mantendrá paralizada “por prudencia”, después de los accidentes sufridos en varios vehículos del mismo modelo y teniendo en cuenta que las actuaciones judiciales “siguen paradas”, sin realizarse “ni siquiera la inspección pericial”.

“Pero no digo que no vaya a funcionar más. Siempre se ha mantenido pese a su demanda, unos tres pasajeros por hora, siendo muy deficitario, pero seguía porque atendía principalmente a personas mayores”, ha explicado Cabrera en la Comisión de Control y Fiscalización al Gobierno local después de que el concejal de Cs Lorenzo David López Aparicio le preguntara por el año y medio que lleva suspendido este servicio, “agudizando” el problema de movilidad en el Casco Antiguo y “sin alternativas”.

López Aparicio le ha pedido a Cabrera “encarecidamente” que busque soluciones y alternativas a ese servicio, incidiendo además en el “agravamiento” de la situación tras la peatonalización de la plaza de la Magdalena, donde “muchas personas de movilidad reducida o mayores” se desplazaban en los autobuses que llegaban hasta ella.

En cuanto a la Línea C5, Cabrera ha compartido la preocupación, pero insiste en que “no hay otra alternativa posible” porque Tussam no podría comprar en estos momentos otros “cuatro o cinco nuevos vehículos de construcción especial” para pasar por las calles del centro y “alquiler no cabe”. “No íbamos a pensar que a día de hoy seguirían paradas las actuaciones judiciales y ni siquiera se ha realizado la inspección pericial, que no se ha ordenado”, explica, añadiendo que se paralizaron el resto de vehículos con la misma marca y características técnicas “por prudencia porque aún no se sabe las circunstancias técnicas que dieron lugar a los accidentes”.

Sobre la plaza de la Magdalena, señala que se ha optado por la peatonalización y que el desplazamiento de los autobuses se planteó en un primer momento en el lateral de Hotel Colón, pero se descartó por la ocupación que hay en esa vía, optando pues por Marqués de Paradas. “Seguimos estudiando posibles alternativas de punto de llegada hacia la plaza de la Magdalena, pero no se hará en la propia plaza”, concluye.

MODIFICAR LA NORMATIVA DE QUIOSCOS

Por otra parte, desde Cs también se ha llevado a la comisión la situación de los quioscos de la ciudad, ante lo que el portavoz adjunto de la formación, Miguel Ángel Aumesquet advertía de su “paulatino cierre” y pedía avanzar en la modificación de los productos que pueden vender y que el Ayuntamiento haga un listado de quioscos vacíos y una bolsa de sevillanos que demanden esos espacios para tener una actividad laboral.

Al hilo de ello, Muñoz ha apostado por “darle una vuelta a la ordenanza para la transmisión y que no haya una serie de inmuebles abandonados”. Sin embargo, recuerda que en 1998 se acordó que la titularidad de la mayoría de los quioscos es de los quiosqueros, algo plenamente implantado desde 2016, “lo que condiciona bastante cualquier situación”.

Indica que hay 585 quioscos con licencia y concesión de venta, de los que se han tramitado bajas por fallecimiento, jubilación o incapacidad permanente de 167. “No se puede realizar una transmisión por parte del propietario porque lo impide la actual ordenanza a no ser que sea a través de la figura del auxiliar, que ha trabajado un año en el quiosco”. “El Ayuntamiento no podría adjudicar el quiosco vacío con una bolsa porque no es propiedad del Ayuntamiento”, advierte, aunque sí se están realizando permutas con otros vacíos o recuerda que se les ha permitido vender más elementos, ante la caída de la venta de la prensa, y la publicidad digital.

Tras ello, Aumesquet reconoce que se cierra la posibilidad de la bolsa y considera que en la ordenanza hay que cambiar esa situación de que “sólo pueda cederse a una persona que haya estado trabajando un año en el quiosco porque se daría así una salida laboral a parados de larga duración o de edad avanzada”.