Política

Un grupo de expertos propone 91 acciones para “reactivar” Catalunya tras la pandemia

Plantea ampliar la vivienda pública hasta el 10% e innovar los sectores económicos tradicionales

BARCELONA, 10 (EUROPA PRESS)

El grupo de trabajo Catalunya 2022, formado por 30 expertos de varios ámbitos, ha entregado este jueves su informe al presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, en el que propone 91 acciones para “reactivar” Catalunya tras la pandemia del coronavirus.

En el acto celebrado en el Palau de la Generalitat, los coordinadores del grupo Genís Roca y la consellera de Acción Exterior, Victòria Alsina –cuando fue elegida para liderar este trabajo todavía no era consellera–, han presentado los principales ejes del documento, titulado ‘Reset. Llamamiento para reactivar el país”.

El grupo Catalunya 2022 fue impulsado por el expresidente de la Generalitat Quim Torra en junio de 2020 para analizar los escenarios posteriores a la pandemia del coronavirus y elaborar propuestas para afrontar el futuro tras el Covid-19.

Un año después, han presentado al nuevo Govern liderado por Aragonès el informe que plantea medidas en tres ámbitos: la sociedad, la economía y la administración pública, y propone al Govern, a la sociedad civil, al mundo local y a otras organizaciones acciones para comenzar a implementar ya para salir de la crisis provocada por el coronavirus.

En el ámbito de la sociedad, piden aumentar la inversión en cultura para garantizar la equidad en el acceso; promover los usos del catalán en Internet; refundar los medios de comunicación públicos para que sean “un motor de innovación en contenidos, formatos y canales de distribución”; acelerar la transformación educativo y establecer un plan para digitalizarla, y universalizar el acceso a la educación infantil de primer ciclo.

También aboga por crear un organismo único que medie el ámbito social y el de salud, estableciendo una ventanilla única, y propone varias medidas para transformar el sistema de atención y cuidados, como una ley de ordenación de los profesionales del sector, visibilizar el valor económico de los cuidados no remunerados, contratos laborales dignos para las personas ocupadas en trabajos domésticos y de atención a personas dependientes, y ampliar la renta garantizada de ciudadanía.

VIVIENDA Y SOBERANÍA ENERGÉTICA

En vivienda, los expertos piden un “plan de choque territorial” para la vivienda asequible que permita que en 10 años el 10% de la vivienda sea pública; priorizar la rehabilitación en lugar del derribo y la construcción de nuevos pisos; coordinar las políticas de vivienda con los servicios sociales para cubrir situaciones de emergencia, y disponer de un sistema de ayudas extraordinarias mientras se amplía el parque público en los próximos diez años.

En el ámbito económico, el grupo defiende reestructurar e innovar el Servei d’Ocupació de Catalunya (SOC); incorporar la innovación verde en el tejido industrial tradicional, especialmente en los sectores textiles y farmacéuticos, con el objetivo de liderar “una parte de la industria mundial responsable con el medio ambiente”, y reorientar el impuesto de estancias en establecimientos turísticos hacia la mejora de la protección del entorno y el patrimonio de Catalunya.

Asimismo, reclama alcanzar la soberanía en energía y alimentación impulsando “la creación de energía sostenible km 0”, ceder terrenos públicos para instalaciones energéticas público privadas de escala municipal; ayudas fiscales para la soberanía energética en viviendas familiares, además de potenciar la creación de conocimiento y reforzar la investigación científica.

SECTOR PÚBLICO

En el eje del sector público, plantea regular la precariedad laboral de los trabajadores interinos; recortar los plazos de tramitación administrativa; fomentar auditorías ciudadanas para evaluar la satisfacción de los usuarios de los servicios públicos, y “redefinir el concepto de colaboración público privada”.

Además, pide actualizar el modelo de financiación municipal para solucionar “los déficits más importantes”; impulsar un sistema de digitalización para monitorizar las necesidades del territorio; garantizar la conectividad de primer nivel en toda Catalunya, y acabar con la denominada pobreza digital.