Política

Pamplona tendrá barracas del 18 de junio al 3 de julio

01 Imagen por Defecto - PoliticaOn

PAMPLONA, 10 (EUROPA PRESS)

El Ayuntamiento de Pamplona ha autorizado a la Casa de Misericordia la instalación de barracas y casetas entre el 18 de junio y el 3 de julio en el parque del Runa, de forma que la ciudad volverá a tener barracas, aunque sea fuera de las fechas de San Fermín, tras la suspensión provocada el año pasado por la pandemia.

Este jueves han comenzado los trabajos para instalar un recinto ferial con 50 atracciones. Funcionarán en horario de tarde de lunes a viernes y en horario partido de mañana y tarde los sábados y domingos.

Esas 50 atracciones suponen un 60% de las que habitualmente se instalaban durante los Sanfermines, una reducción que tiene que ver con las medidas preventivas derivadas la pandemia. Además, se va a mantener la zona de aparcamiento exclusivo para residentes del sector 1, que podrán seguir dejando allí su coche, sin que les afecte el montaje ni el desarrollo de la feria.

Está previsto que se instalen las principales atracciones que suelen venir a Pamplona en época de fiestas, como norias, autos de choque, montañas rusas, barcas, vikingas, dragones o gusanos, dirigidas tanto a público infantil y familiar como para personas adultas. De lunes a jueves, el recinto abrirá de 17 a 22 horas. Los viernes, el horario de cierre se amplía hasta la medianoche. Los sábados abrirá de 12 a 14 horas y de 17 a 24 horas y los domingos, de 12 a 14 horas y de 17 a 22 horas.

La organización de ese recinto ferial se llevará a cabo siguiendo las recomendaciones del ‘Protocolo y Guía de Buenas Prácticas dirigidas a la actividad en los recintos feriales y atracciones de feria’ elaborada por la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), en colaboración en colaboración con la Unión de Feriantes de España (UIFE). Ese documento ha revisado por el Ministerio de Sanidad.

Ese protocolo considera que las barracas son una actividad segura, que se realiza al aire libre y, en este sentido, si se cumplen las medidas básicas de prevención e higiene (uso de la mascarilla, distancia social, higiene de manos y limpieza de las atracciones), el riesgo de contagio es bajo. Además, los ayuntamientos han adquirido la experiencia necesaria para establecer medidas organizativas básicas, como el aumento de la superficie o la delimitación de espacios para el control de aforos.

La información con las medidas de obligado cumplimiento para las personas usuarias estará situada en lugares claramente visibles a la entrada del recinto. También estarán en todo momento a la vista las normas de uso de los aparatos y acceso a los puestos de venta, así como su aforo correspondiente.

El protocolo, basado en la normativa actual, aunque se podrá ir actualizando según evolucione la situación sanitaria, establece la obligatoriedad del uso de la mascarilla, el distanciamiento social de 1,5 metros, el distanciamiento físico según cada atracción concreta o el respeto a señalización de las vías de entrada y de salida de las atracciones o de los puestos de venta.