AsiaPolítica

Las autoridades militares de Birmania presentan cargos por corrupción contra Suu Kyi

MADRID, 10 (EUROPA PRESS)

Las autoridades de Birmania han presentado cargos de corrupción contra la antigua líder ‘de facto’ del país Aung San Suu Kyi, derrocada tras el golpe de Estado militar del 1 de febrero, según ha informado este jueves el diario estatal ‘The Global New Light of Myanmar’.

Según estas informaciones, la comisión anticorrupción del país ha determinado que Suu Kyi habría aceptado de forma ilegal 600.000 dólares (alrededor de 493.000 euros) y siete lingotes de oro de parte de un antiguo ministro principal de Rangún.

Asimismo, el organismo ha señalado que la Premio Nobel de la Paz habría abusado de su autoridad para lograr alquilar unos terrenos en Bahan a un precio más bajo del fijado por el mercado, , un caso similar con el que la vincula en torno a unos terrenos en la capital, Naypidó.

El diario ha resaltado que otros antiguos cargos birmanos han sido imputados igualmente por corrupción en relación con estos casos, que se suman a la batería de acusaciones presentada por las autoridades militares contra Suu Kyi desde la asonada.

El abogado defensor de Suu Kyi, Jin Maung Zau, ha tildado los nuevos cargos de “absurdos” e Infundados”. “Nunca he conocido a una persona de Estado más honesta e incorruptible que Aung San Suu Kyi”, ha destacado, en unas declaraciones concedidas a la agencia alemana de noticias DPA.

Suu Kyi se expone a una pena de hasta 15 años de cárcel por estos cargos de corrupción, que se suman a cerca de media decena de otros cargos presentados contra ella, incluidos violar las leyes comerciales, las medidas contra el coronavirus e incitar a la sedición.

La antigua líder ‘de facto’ de Birmania compareció el 24 de marzo ante un juzgado de Naipyidó, en su primera comparecencia presencial ante la Justicia desde su detención el 1 de febrero junto al entonces presidente, Win Myint. Hasta entonces había aparecido en varias ocasiones para declarar por videoconferencia.

El golpe de Estado fue dado horas antes de que tomara posesión el nuevo Parlamento del país, surgido de las elecciones celebradas el año pasado en el país, en las que un partido con lazos con el Ejército denunció fraude y en las que la Liga Nacional para la Democracia (NLD) de Suu Kyi logró una amplia mayoría.

La asonada desencadenó una oleada de protestas populares que han sido reprimidas con dureza por el Ejército y la Policía, incidentes que se han saldado hasta la fecha con más de 850 muertos y cerca de 6.000 detenidos, según datos recabados por la Asociación de Ayuda a los Presos Políticos (AAPP).