Política

Andreu asegura que el sistema autonómico ha sido “clave de la convivencia” en España y pide “no dar ni un paso atrás”

La presidenta riojana afirma que “toca ahora reactivar agenda y el programa con el que nos comprometimos con la sociedad riojana”

SAN MILLÁN DE LA COGOLLA (LA RIOJA), 9 (EUROPA PRESS)

La presidenta del Gobierno de La Rioja, Concha Andreu, ha asegurado que el sistema autonómico ha sido “clave de bóveda de la convivencia y avance de la España democrática en las últimas décadas”, ante lo que ha reclamado “no dar ni un paso atrás”.

Andreu ha destacado que “convendría no olvidarlo; ni dar un paso atrás; pues entrañaría una grave irresponsabilidad y un gran peligro, de consecuencias insospechadas”.

Ha sido en el discurso que con motivo del Día de La Rioja ha pronunciado en el monasterio de Yuso, en San Millán de la Cogolla, en cuyo patio herreriano se ha desarrollado el acto institucional. En el marco del mismo se han entregado las medallas de La Rioja a la Fundación Dialnet y al grupo de investigación GESVIN, de gestión y control químico y microbiológico de los procesos enológicos, del Instituto de la Vid y del Vino (ICVV).

Además, el doctor, filólogo y profesor, Miguel Ibáñez Rodríguez, ha sido distinguido con la condecoración de ‘Riojano Ilustre’.

40 AÑOS DEL ESTATUTO DE AUTONOMÍA

En su intervención, Andreu se ha referido a la importancia del Estatuto de Autonomía, que el año que viene, ha recordado, cumplirá cuarenta años. Un texto que contiene “las palabras que nos ratifican comoComunidad y garantizan los instrumentos para ejercitarnuestro autogobierno”.

A ello se suma que “significa capacitarnos de operatividad y de libertad para ser capaces de marcarnos unas cotas de administración propia que, ajustadas y compensadas con las administraciones del resto deComunidades, aseguren la articulación de España”.

La presidenta ha resaltado que el Estatuto de Autonomía “aspira a hacer realidad los principios de libertad, igualdad y justicia para todos los riojanos en el marco de la igualdad y solidaridad con lasdemás nacionalidades y regiones de España”. “Conviene que transmitamos en voz alta estas palabras a las futuras generaciones de riojanas y riojanos”, ha reclamado.

A continuación, la presidenta se ha referido a la reforma del Estatuto de Autonomía, recordando que el pasado mes de mayo, las CortesGenerales tomaron en consideración la reforma, que “fundamentalmente recoge una equiparación competencial e institucional con el resto de Comunidades Autónomas y también, y no menos importante, un esfuerzo ético para limitar al poder, combatir privilegios y reducir lo máximoposible la posibilidad de que se produzcan conductas intolerables en el ejercicio de responsabilidades públicas”.

En este punto, Andreu ha señalado que “nos encontramos en un doble ecuador: en el de la superación -dilatada y con altibajos- de la pandemia, gracias al comportamiento responsable de una inmensamayoría de la ciudadanía y a la vacunación, que el año pasado por estas fechas, recuérdenlo, era todavía un escenario lejano”.

REACTIVACIÓN

La presidenta de La Rioja ha señalado que “toca ahora reactivar agenda y el programa con el que nos comprometimos con la sociedad riojana; un trabajo que se ha visto en ocasiones mediatizado cuando no imposibilitado por el orden de prioridades impuesto por la crisis sanitaria, y su gestión”.

“Ésta ha centrado nuestra preocupación y nuestros esfuerzos; siendo conscientes de los otros efectos colaterales de la pandemia, que hanabierto brechas y frentes en zonas sensibles de nuestra sociedad: el empleo y la economía. Sólo desde la inmunidad frente a la COVID-19 podemos afrontarlos con fuerza y recursos”, ha destacado.

VALOR DE LAS PALABRAS

La presidenta riojana, en su intervención, estando en la denominada ‘cuna del castellano’, el Monasterio de Yuso, ha puesto en valor la importancia de las palabras, de las que ha dicho que “son nuestra constitución, nos constituyen y nos comprometen”. De hecho, ha indicado que “nos debemos a ellas y por ellas nos debemos a quien se las dirigimos”, para destacar que “una comunidad es también una comunidad de palabras”.

Ha añadido que “perviven, que se transmiten, que se conservan, que semodifican, que se conectan entre sí”, así como que “dan forma anuestras ideas y a nuestra visión de la realidad”, por lo que ha asegurado que “al cuidarlas, nos cuidamos”, porque “somos nuestras palabras”.

Andreu ha destacado que en este monasterio de desarrolló “el boceto deun lenguaje para el común, destinado a enriquecerse y a transformarse; a ser ligazón de hablantes y naciones. Y arpa de una literatura sin fronteras”.

Precisamente, ha señalado que el año pasado “nos costaba mucho,mucho, encontrar las palabras para iniciar esta jornada”, además de la “entereza para pronunciarlas”, todo ello porque “no acertábamos a describir exactamente, con palabras cotidianas o conocidas, lo que nos estaba sucediendo. Ni mucho menos perfilar el horizonte al que nosenfrentábamos”.

SOLIDARIDAD

A partir de ahí, “tuvimos que incorporar a nuestro vocabulario muchaspalabras de última hora, con las que tendríamos que convivir, como con la propia pandemia; asociadas a ella”. “Una terminología de estado excepcional, de laboratorio, de protocolos sanitarios y de seguridad, de geografía vírica a todas las escalas: individual y grupal” ha añadido.

A ello ha unido la presidenta que “sobrevino una oportunidad de subrayar palabras que la rutina y el egoísmo nos hacen a vecesrelegar o dar, erróneamente, por supuestas: solidaridad, entrega, confianza, valor, sacrificio, prójimo”.

La presidenta ha destacado que “nunca antes habíamos apreciado, como lo hemos hecho en la circunstancia del confinamiento y de ladistancia, el valor de la comunicación; del puente que laspalabras tienden con los seres queridos y con aquellos delos que necesitamos ayuda o hemos de prestársela”.

“Las palabras de quienes han velado por nuestra salud en circunstancias de extrema dificultad para ellos y para ellas; cuando incluso resultaba casi imposible disponer de palabras para el consuelo propio”, ha añadido.

Andreu ha destacado que “nunca antes sentimos tanto, tan dramáticamente, el no poder despedir con palabras guardadas en el corazón a las personas que nos habían dado y cuidado nuestras vidas, y de quienes, en otras ocasiones difíciles, habíamos recibido palabras de amor, de comprensión, de guía y de ánimo”, para añadir que “sus nombres serán nuestro índice, para siempre”.

En la parte final de su intervención, la presidenta ha tenido de palabras de elogio y reconocimiento a las instituciones distinguidas con la ‘Medalla de La Rioja’, así como al doctor Miguel Ibáñez, que ha sido reconocido como ‘Riojano Ilustre’.

Para concluir, Andreu ha finalizado su discurso gritando, junto a los asistentes, “¡Viva La Rioja!”. El acto institucional ha concluido con la interpretación del himno de La Rioja y el de España, por la Banda Sinfónica de La Rioja, que durante la celebración ha interpretado una serie de piezas musicales.