Los rebeldes chadianos se declaran dispuestos a ofrecer un alto el fuego para alcanzar una “solución política”

MADRID, 24 (EUROPA PRESS)

El grupo rebelde chadiano del Frente para la Alternancia y la Concordia en Chad (FACT) se ha declarado preparado para ofrecer un alto el fuego con el objeto de encontrar “una solución política” a la crisis que atraviesa el país tras la muerte esta semana del presidente, Idriss Déby, precisamente en combates contra esta organización.

Ahora mismo, el poder en Chad está en manos de un consejo militar encabezado por el general Mahamat Idriss Déby, hijo del difunto jefe de Estado chadiano, que ya está siendo objeto de fuertes críticas por la clase política y la sociedad civil, quienes exigen la puesta en marcha de un proceso de transición democrático en el país, especialmente a tenor de las últimas y polémicas elecciones, calificadas de fraude por buena parte de la oposición.

Por ello, el líder de FACT, Mahamat Mahadi Alí, ha indicado que la paz en el país siempre ha sido “el deseo más ardiente del grupo”. “Durante cinco años siempre hemos dicho y repetido que los problemas de Chad deben resolverse en torno a una mesa redonda inclusiva, pero nos hemos topado con la negativa categórica del régimen de Idriss Déby”, ha aseverado.

Así pues, el grupo ofrece la posibilidad de un alto el fuego y una solución política porque “debe haber un lugar para un diálogo nacional inclusivo que debe incluir todos los componentes políticos de la vida chadiana”, según ha declarado a Radio France International.

La junta militar chadiana no se ha pronunciado sobre este ofrecimiento pero el partido del fallecido presidente, el Movimiento Patriótico de Salvación, también está a favor del diálogo, aunque fuentes del partido han matizado a RFI que primero es necesario “definir los términos de la discusión”, porque “el diálogo no puede darse desde el desorden”.

Francia, por su parte, ha asegurado que no tiene más intención que la de asumir un papel de “garante” de esta transición. “Lo que surge de las consultas del presidente (Emmanuel Macron) con sus homólogos es la necesidad de avanzar muy rápido en una transición inclusiva que dé cabida a las fuerzas políticas”, explicó uno de sus asesores.

Macron, presente este viernes en el funeral de Déby, ha asegurado que “Francia nunca permitirá que nadie, ni hoy ni mañana, amenace la estabilidad y la integridad de Chad”. El presidente francés aceptó la existencia del actual consejo militar, siempre y cuando desempeñe un papel para promover “la estabilidad, la inclusión, el diálogo y una transición democrática”.

La antigua potencia colonial ha contribuido con alrededor de 5.100 soldados a una fuerza antiterrorista que lucha contra el Estado Islámico y los milicias vinculadas a Al Qaeda en la región del Sahel, la llamada Operación Barkhane.